Martha Nasser Realty Marketing Video

Click here

Advertisements

Urge atender el mercado de alquiler

Por: Raúl Camilo Torres

De izquierda a derecha: José Joaquín Villamil, Carlos Vargas Ferrer y Luis García Pelatti.

El mercado de viviendas para alquiler tiene un nuevo nicho en la economía, con variantes tendientes a la adquisición final de una residencia si así lo desea el cliente.

El presidente de la Junta de Directores de Estudios Técnicos, José Joaquín Villamil, opinó que ante la situación frágil en la venta de hogares, el mercado de alquiler debe ser atendido con mucho detenimiento.

“El plan estatal de vivienda da mucho énfasis a este mercado por razones muy sencillas; es mucho más asequible para personas de ingresos bajos. El mercado de alquiler en la Isla no está organizado debido a las décadas de promoción para la compra de residencias. No existe una diferencia entre la compra de una casa y el alquiler, si lo vemos desde el punto de vista que en muchas ocasiones es una opción muy buena y preferible para cierto grupo demográfico ya sea por edad o por razones económicas”, destacó Villamil.

Vea: Se transforma el mercado de alquiler

Por su parte, el presidente de la Junta de Planificación, Luis García Pelatti, hizo énfasis en el terreno fértil que significa el mercado de alquiler justo en momentos que Puerto Rico enfrenta una marcada desaceleración económica.

“En la Isla el mercado de alquiler llega hasta un 30%. La mayoría es propiedad. Si tu comparas con otros países, ese por ciento es considerable. Ahora los requisitos para la compra de una vivienda son muy restrictivos y la inestabilidad en los empleos propicia el mercado de alquiler. Aunque tiene ese 30% en todo Puerto Rico, el alquiler en San Juan por ejemplo, llega hasta el 45%. El mercado de alquiler hay que reforzarlo igual como se hace con la venta de vivienda. Se espera que la reforma contributiva tenga esto presente y favorezca ese renglón. El alquiler no es un problema. Es una solución práctica para muchos”, dijo García Pelatti.

El gobierno reacciona

Como parte de esta nueva ola en el mercado inmobiliario, la Legislatura analiza una propuesta cameral que incentiva esta industria, para apoyar a las personas de bajos ingresos y reactivar la economía de la venta de hogares.

“La radicación del Proyecto de la Cámara 2110 responde a la crisis económica que atravesamos. Por esta realidad económica que particularmente incide sobre el sector de la vivienda y la banca, promovemos la alternativa de insertamos en la nueva tendencia global del resurgimiento del mercado de alquiler. Con este Programa buscamos dar el primer paso y facilitar la adquisición de una vivienda, a través de un mecanismo de alquiler con opción a compra a personas que trabajan, se educan y desean superarse adquiriendo todo lo necesario para establecer su propio hogar”, dijo el representante Carlos J. Vargas Ferrer durante el Vigésimo Segundo Congreso de Vivienda, auspiciado por la Asociación de Bancos de Puerto Rico.

“Programa del Alquiler a la Compra: Apoyando y Promoviendo la Superación” pretende atender a esas personas que confrontan serios problemas a la hora de elegir sus residencias y ante el aumento en el costo de vida, carecen de la estabilidad económica que les permita adquirir viviendas seguras, decentes y sanitarias. Paralelo a ello, la medida pretende disminuir el inventario de viviendas desocupadas mediante un mecanismo más flexible, el cual paulatinamente convierta a los individuos en propietarios de un hogar, a través de un alquiler con opción a compra”, dijo Vargas Ferrer.

El proyecto propone subvencionar con hasta un máximo de $400 a las personas que cualifiquen, por un término no mayor de tres años tras lo cual el 25% de la aportado bajo esta medida será descontado al precio de venta al momento de la compra.

Urgen se asignen más fondos al programa “Mi Casa Propia”

12-abril-2014

El presidente de la ACH, Roberto “Tito” Trápaga, alertó sobre la importancia de que se asignen los fondos necesarios para que dicho programa continúe funcionando.

Foto Principal

Roberto “Tito” Trápaga, presidente de la Asociación de Constructores de Hogares (ACH). (Suministrada)

Por Ileana López / Especial para Construcción

Con solo aproximadamente $530,000 disponibles en el fondo del programa “Mi Casa Propia”, el cual concluye el 30 de junio de 2014, el presidente de la Asociación de Constructores de Hogares (ACH), Roberto “Tito” Trápaga, alertó sobre la importancia de que se asignen los fondos necesarios para que dicho programa continúe funcionando, ya que de no asignarse “podría ocurrir una parálisis en la venta, la construcción y la adquisición de proyectos de vivienda asequible así como en los cierres hipotecarios relacionados.”

“Mi Casa Propia” provee ayuda para gastos hipotecarios a personas trabajadoras   para la compra de un hogar seguro, al ofrecer un bono de hasta un 3% del precio de venta en el caso de vivienda existente o nueva con un valor no mayor de $200,000, y hasta el 5% del precio de venta en el caso de vivienda de  interés social de nueva construcción, cuyo valor no exceda los $154,000 (viviendas unifamiliares) y $159,000 cuando es un condominio/walk up.

“Hacemos un llamado a que se apruebe el Proyecto de la Cámara 1056 lo antes posible para garantizar la continuidad y asignación de fondos permanentes para este importante programa de asistencia económica, que lleva más de 20 años funcionando bien y que beneficia directamente a la clase trabajadora de ingresos bajos en Puerto Rico”, afirmó Trápaga, quien añadió que el mismo contempla una asignación de $15 millones anuales y recurrentes para garantizar la continuidad de “Mi Casa Propia”.

Recientemente, el presidente de la Comisión de Vivienda,  Carlos Vargas, en un esfuerzo bipartita, ha  impulsado legislación para que se asigne los fondos  para dicho programa a través del Proyecto de la Cámara 1056.

Según Vargas, “el PC1056 está en la Comisión de Hacienda de la Cámara y le vemos buena proyección para que se logre fomentar este subsidio de forma recurrente, por lo que tengo esperanzas de que se pueda aprobar esta inyección antes de que finalice la sesión”.

Sin embargo, aunque Trápaga reconoció que tanto el gobierno como la Legislatura se encuentran haciendo un análisis responsable de los programas de subsidio, admitió que “es crucial que se tome en cuenta, los riesgos que tendría el fin de un programa de probado éxito y gran impacto social y económico como lo ha sido “Mi Casa Propia”.

“Por años  el gobierno y el país ha reclamado a nuestra industria que construyamos para la clase trabajadora de bajos recursos y así proveer alternativas de vivienda segura a las familias puertorriqueñas que menos recursos tienen. Pese a la difícil situación que atraviesa nuestra industria, desarrolladores de vivienda han acogido ese llamado y están construyendo para atender la demanda existente de vivienda económica”, expresó Trápaga.

“No obstante, si el Estado quiere que se genere nueva construcción de vivienda económica que, a su vez, ayude en la reactivación de la economía local, si queremos desincentivar que las personas recurran a la vivienda informal, el gobierno también tiene que tener el compromiso real y la responsabilidad social de incentivar su compra y promoverla a través de programas como ‘Mi Casa Propia’. De lo contrario, sería imposible que los desarrolladores de vivienda formal y segura sigamos construyendo vivienda asequible que luego, difícilmente, podrá ser adquirida”, dijo Trápaga.

Desde que se estableció el Programa, que ha contado con diversos nombres desde 1993, este ha beneficiado cerca de 60,000 familias, a la vez que ha propiciado la inversión privada en la construcción de vivienda en los mercados de mayor necesidad en Puerto Rico. Esto también tiene otros efectos en la economía, ya que por cada millón de dólares de inversión en la construcción, se generan 11 empleos directos y 25 empleos indirectos, así como ingresos fiscales significativos para el Estado, municipios y corporaciones públicas.

Por su parte, Agustín Rojo Montilla, presidente de la Asociación de Banqueros  Hipotecarios, se unió al llamado de ACH y aseguró que de no identificarse y aprobarse con urgencia nuevos fondos que garanticen la continuidad del programa causaría, igualmente, un tranque en la banca hipotecaria.

Señaló que actualmente la mayoría del volumen de cierres hipotecarios que se están reportando es de vivienda asequible cuya cualificación y transacción está sujeta a la ayuda financiera que provee “Mi Casa Propia”. “Nos unimos a este llamado urgente a la Legislatura y al gobierno a que asignen los fondos necesarios de inmediato de manera que los puertorriqueños trabajadores de escasos recursos tengan la garantía de que contarán con esa ayuda vital para lograr hacerse de un hogar seguro que, de lo contrario, lamentablemente no podrán obtener”, sostuvo Rojo.

Con aproximadamente 5,000 viviendas nuevas aún disponibles, donde la mitad cuenta con un precio por debajo de $200,000 por unidad, Rojo señaló que este es el momento de comprar ya que los intereses continúan bajos y las instituciones hipotecarias están ayudando a los clientes a cualificar. “Programas como este hacen una gran diferencia, entre que un cliente pueda o no comprar, ya que la situación económica que vivimos hoy día ha hecho casi imposible para que el puertorriqueño común pueda ahorrar para aportar a un pronto pago o gastos de cierre”.

A modo de ejemplo, Rojo recalcó la efectividad del Programa el cual permite que una persona con un ingreso mensual $1,661  pueda cualificar a través de un préstamo RURAL, al 102%, para comprar una vivienda de interés social de $110,000 con cero gastos de cierre si obtiene el bono de “Mi Casa Propia”.

“Lo  importante es  lograr que se  asignen fondos recurrentes al Programa  ya que esto le da estabilidad a la industria y seguridad al desarrollador de que puede arriesgar su capital en la construcción de un proyecto que sabe que va a contar con compradores”, dijo

Rojo.

Como ejemplo de lo que esto significa, tres ciudadanos recipientes del programa “Mi Casa Propia” dieron testimonio de cómo esta aportación cambió sus vidas al ayudarles a adquirir la propiedad de sus sueños. Ellos fueron Aracelis Alvarado, Yalitza Morales y Giovanni Quiñones, quienes compraron sus residencias en proyectos nuevos de interés social y recibieron un bono, respectivamente, de $4,453,  $5,400 y $6,050.

En el caso de Quiñones, quien es oficial del orden público, solo tuvo que aportar $63.50 para gastos de cierre. “Veo la importancia de esta iniciativa y lo mucho que me ayudó este beneficio para poder comprar una casa. Como padre soltero, que paga pensión, para mí era bien cuesta arriba, aun cuando tenía buen crédito, no tenía lo suficiente para ahorrar para los gastos de cierre y gracias a esta ayuda fue que pude comprar mi casa. Ahora, tengo un lugar donde recibir a mi hija los fines de semana, un lugar donde ella esté cómoda y contenta”.

Por otra parte, un estudio económico sobre el impacto de “Mi Casa Propia”, realizado por la firma Estudios Técnicos, fue presentado por el economista Graham Castillo, quien indicó que contrario a lo que se pueda pensar, la aportación por parte del gobierno al programa “significa sólo 3 a 4 centavos y el resto de los 96 centavos es de inversión privada”.

Castillo también mencionó que “en el año fiscal 2012 el impacto económico de nueva construcción de vivienda fue de $242,000 en ingresos fiscales por cada millón de inversión por concepto de construcciones y otras cargas fiscales (13.6% de la inversión), $100 millones en contribuciones y otras cargas fiscales y $10 millones en aportaciones de infraestructura”.

Para concluir, Trápaga   señaló que “Mi Casa Propia” tiene lo que muchos otros incentivos y créditos que se han otorgado en el país, no tienen. Entre ellos, mencionó “un mecanismo que incentiva de forma directa al comprador de la vivienda; permite que las familias logren su deseo de tener una casa digna y segura; el Estado no está obligado a subsidiar la operación de la empresa que hace la casa, sino que ayuda a la familia a adquirirla, independientemente del éxito o fracaso de la empresa que desarrolló el proyecto de vivienda y, por último, que el Gobierno solo tiene que asumir una fracción de toda la inversión y cadena económica que se logra con la construcción y venta de vivienda nueva”.

Los beneficios del FHA Boricua y “Mi Casa Propia”

11-enero-2014
 Estos fueron diseñados para estimular la compra de viviendas y pueden ofrecer la solución que necesita el consumidor para obtener una propiedad.
Foto Principal

Daniel Agosto, gerente de distrito de FirstMortgage. (Suministrada)

Revista Construcción

Adquirir un hogar propio es una de las metas más importantes de la familia puertorriqueña y obtener el financiamiento adecuado es crucial para poder realizar ese sueño. Si bien con el comienzo del año entran en vigor cambios regulatorios para la industria hipotecaria, se mantienen vigentes dos programas y beneficios gubernamentales que fueron diseñados para estimular la compra de viviendas y pueden ofrecer la solución que necesita el consumidor para obtener una propiedad.

“Uno de los programas gubernamentales más efectivo y atractivo es el que provee la Ley 87, que crea el llamado FHA Boricua”, comenta Daniel Agosto, gerente de distrito de FirstMortgage. “El mismo provee un préstamo garantizado por la Autoridad para el Financiamiento de la Vivienda de Puerto Rico (AFV), que permite financiar hasta el 98% del valor de la propiedad o tasación cual sea menor y el seguro hipotecario. También, efectivo hasta el 30 de junio del 2014, todo cliente que cualifique, puede solicitar un préstamo sin monto mínimo, hasta un máximo $300,000, siempre que se adquiera la propiedad para uso como vivienda principal”.

“Este financiamiento se otorga a un interés ventajoso, por lo que es importante actuar rápido para aprovechar lo que puede ser una oportunidad única para adquirir esa vivienda que desea”, recalcó Agosto. “Además, los compradores que cualifiquen podrán beneficiarse del nuevo programa de subsidio gubernamental bajo la Ley Número 34, “Mi Casa Propia”, del 26 de junio de 2013”, dijo el ejecutivo.

El programa, diseñado para ayudar a las personas de ingresos bajos o moderados, consiste de un subsidio de hasta un 3% del precio de venta o el valor tasado, lo que sea menor, que corresponda a una vivienda cuyo justo valor sea hasta $200,000. Este subsidio no excederá los $6,000, excepto cuando el precio de venta de la propiedad de nueva construcción sea en un proyecto de interés social, donde la aportación subsidiada podrá ser hasta un 5% del precio de venta, aun cuando exceda los $6,000. Este subsidio será aplicado al pronto o a los gastos directamente relacionados con la compra de la vivienda.

La Autoridad para el Financiamiento de la Vivienda administrará los procedimientos necesarios para el cumplimiento de esta Ley. Algunos requisitos básicos para ser elegible son: que el solicitante no debe haber sido beneficiario de un programa similar en el pasado y que el precio de venta de la vivienda no debe exceder $200,000. Otros requisitos y condiciones aplican.

“Los municipios también ofrecen ayudas para financiamiento con fondos federales y cada uno tiene sus propios requisitos, que varían por municipio. Es importante que usted llame o visite el Departamento de Vivienda Municipal de su pueblo, para obtener una orientación”, recomendó Agosto.

“Una buena entrevista inicial con su banquero hipotecario es crucial. En FirstMortgage, nuestro grupo de analistas de préstamos tiene como objetivo identificar qué producto se acomoda mejor a la realidad del cliente y sus necesidades”, exhortó el ejecutivo.

Para información sobre los productos y servicios relacionados a su hipoteca, puede comunicarse con el Departamento de Servicio al Cliente al 787-760-8100, los siete días a la semana, las 24 horas al día. Puede visitar las oficinas centrales de Administración de Hipotecas de FirstMortgage en la Avenida Muñoz Rivera #1130, en Río Piedras, de lunes a viernes de 8:00 a.m. a 7:00 p.m. y los sábados de 9:00 a.m. a 1:00 p.m., o cualesquiera de sus centros hipotecarios alrededor de la Isla. También puede accederwww.llamanosprimero.com.

09-noviembre-2013

Mi Casa Propia cobra nuevo impulso

Una vez se apruebe un proyecto de ley que lo flexibiliza para que los compradores de viviendas se puedan acoger a este y a la vez cualificar para un financiamiento por FHA.

Foto Principal

Rafael “Tatito” Hernández, representante a la Cámara. (Archivo / GFR Media)

Por Nelson Gabriel Berríos / Especial para Construcción

    El programa Mi Casa Propia debe cobrar un mayor impulso en las próximas semanas, una vez se apruebe un proyecto de ley que lo flexibiliza para que los compradores de viviendas se puedan acoger a este y a la vez cualificar para un financiamiento por FHA. Esto puede representar un nuevo atractivo para las ventas de casas antes de fin de año.
“Antes del 14 de noviembre, cuando se acaba la sesión, el proyecto va a estar aprobado en ambos cuerpos. Este proyecto va en fast track, en colaboración con el Ejecutivo, para que el gobernador lo firme antes  que culmine el mes. La agenda de nosotros es liquidar los $15 millones de incentivos de Mi Casa Propia en diciembre”, aseguró el representante Rafael “Tatito” Hernández, autor del P. de la C. 1548, que incluye enmiendas a Mi Casa Propia y que acaba de radicar esta semana. Con Mi Casa Propia un comprador puede recibir una ayuda para el pronto del hogar de hasta $6,000 en una casa de $200,000 o menos.

Hernández atendió así una inquietud de la industria hipotecaria y de José Sierra, director ejecutivo de la Autoridad para el Financiamiento de la Vivienda (AFV) en el sentido de que una restricción que tenía el programa Mi Casa Propia impedía que quienes se acogían a este cualificaran para financiar sus viviendas al interés más bajo de FHA. No muchos se acogían a Mi Casa Propia pues el 70% de las hipotecas que se generan en la Isla son por FHA. La restricción del programa local consiste en que los compradores que tenían la ayuda  no podían vender su casa en 10 años y los reglamentos del Departamento de Vivienda federal (HUD, por sus siglas en inglés) requieren que las ayudas estatales a los compradores deben ser un regalo total, sin tranquillas para un repago posterior.
Sierra, quien había hecho gestiones con HUD para explicar el por qué de esa restricción, recibió el pasado viernes 1 de noviembre una carta en la que esta agencia federal  planteó que la única opción para acoger el programa para los préstamos FHA era eliminarle a los compradores ese requisito de no vender. Y ante esto, Sierra le llevó el borrador de un proyecto al representante Hernández, quien rápidamente lo radicó, en coordinación con el representante Carlos Vargas Ferrer, presidente de la Comisión de Vivienda de la Cámara.
“Aquí lo importante es que, por una cuestión técnica, no podemos parar el crecimiento del país. Y estas cosas hay que hacerlas ágiles, rápidas y sin titubear, porque el titubeo le hace daño al mercado”, planteó el representante Hernández. El legislador también anunciará próximamente los detalles para implantar  un programa, de un proyecto de su autoría ya aprobado el pasado cuatrienio, que permitirá que un comprador reciba una hipoteca de hasta un 103% del valor de la residencia y puede usar el dinero extra para el pronto.
El senador Jorge Suárez, presidente de la Comisión de Hacienda del Senado, indicó por su parte que cuando el proyecto cameral llegue al Senado se atenderán a la mayor brevedad  y se le dará paso para poder contribuir a expandir el mercado de la vivienda en la Isla.
El director de AFV, por otro lado, explicó que de los $15 millones del programa Mi Casa Propia solo se han utilizado $4.9 millones, para 1,353 casos, desde que comenzó en junio. “La expectativa de nosotros era que se usaran $2.5 millones mensuales y el promedio ha sido solo $1.4 millones. Esto es $1.1 millones y 300 casos mensuales menos de lo que queríamos”, explicó Sierra, de AFV.
“Con este cambio (del proyecto del representante Hernández) esperamos que el programa Mi Casa Propia se mueva más. También,  ante el evento que hay de nuevas restricciones federales en enero (para cualificar a compradores de viviendas que no tengan deudas por más de 43% de sus ingresos) está la  posibilidad de que se adelanten compras de viviendas y diciembre sea un mes de mucha acción hipotecaria”, explicó Sierra. Una vez se acaben los $10 millones restantes en fondos de Mi Casa Propia, Sierra confía que el nuevo programa de financiamiento de 103% del costo de la vivienda continuará ayudando en forma permanente a la industria.
Sierra también comentó sobre otro proyecto de ley que estuvo contemplándose esta semana en el Capitolio, al que Hacienda se opuso. Se trata de un programa que se estaría creando con fondos privados. Va dirigido a que la industria bancaria, tanto bancos comerciales como bancos hipotecarios, aporten a este fondo de incentivos económicos para los compradores de vivienda. A lo que se opuso Hacienda es a que la aportación de estos bancos al fondo de ayuda sería a cambio de 100% de incentivos contributivos por la cantidad que aporten. Sierra entiende la posición de Hacienda y se están negociando que tal vez haya un incentivo contributivo menor para las empresas, entre otras opciones. El fondo común lo administraría la AFV, en colaboración con una Junta integrada por representantes de la banca privada y funcionarios gubernamentales como el secretario de la Vivienda.

Commercial Real Estate Fundamentals Improving, Lending Tight for Small Business

 Media Contact: Walter Molony / 202-383-1177 / Email

 

WASHINGTON (May 28, 2013) – With vacancy rates modestly falling and rents moderately rising in commercial real estate sectors, market fundamentals have improved, but financing remains a challenge for small business, according to the National Association of Realtors® quarterlycommercial real estate forecast.

Lawrence Yun, NAR chief economist, said the market is showing an uneven recovery.  “The wheels appear to be greased for the big players, but not so much for small business,” he said.  “Overall, the commercial sectors are firming nicely, with multifamily continuing to show the best performance.”

National vacancy rates over the coming year are expected to decline 0.1 percentage point in the office market, 0.5 point in industrial, and 0.3 point for retail; however, the average multifamily vacancy rate is forecast to rise 0.2 percentage point, with that sector still showing the tightest availability and biggest rent increases.

A companion report, the Commercial Real Estate 2013 Lending Survey,1shows widely varying availability of lending capital depending on property size, with a significant disadvantage for buyers of smaller properties.

Commercial sales volume of major properties valued at $2.5 million and above increased 24 percent in 2012 to $294 billion.  The uptrend continued during the first quarter of 2013, with a $72.8 billion volume that is 35 percent above the first quarter of 2012.  Sixteen markets in the first quarter experienced triple digit gains.

Commercial mortgage-backed securities regained market share in 2012, accounting for 22 percent of lending for major commercial properties.  A comparable source was government agencies, followed by national banks, insurance companies and regional banks.

Realtor® commercial members report 85 percent of their clients’ transactions are for purchases under $2 million – generally small businesses.  These transactions are financed largely by private investors, along with local and regional banks, marking a bifurcation in capital availability based on property value.

“Despite the improvement for major commercial properties, 52 percent of Realtors® report they had a commercial transaction fail in the past year due to a lack of financing,” Yun said.  “In addition, 42 percent of respondents said clients failed to complete a refinancing.  Credit for small business remains unnecessarily tight.”

Commercial members report that new and proposed U.S. legislative and regulatory initiatives, and regulatory uncertainty for financial institutions, account for the lack of capital in commercial lending for smaller properties.

NAR’s latest Commercial Real Estate Outlook2  offers overall projections for four major commercial sectors and analyzes quarterly data in the office, industrial, retail and multifamily markets.  Historic data for metro areas were provided by REIS, Inc.,3 a source of commercial real estate performance information.

Office Markets

Vacancy rates in the office sector should decline from a projected 15.7 percent in the second quarter to 15.6 percent in the second quarter of 2014.

The markets with the lowest office vacancy rates presently (in the second quarter) are Washington, D.C., with a vacancy rate of 9.4 percent; New York City, at 9.9 percent; Little Rock, Ark., 12.0 percent; and Birmingham, Ala., 12.3 percent.

Office rents are likely to increase 2.6 percent this year and 2.8 percent in 2014.  Net absorption of office space in the U.S., which includes the leasing of new space coming on the market as well as space in existing properties, will probably total 31.7 million square feet this year and 42.0 million in 2014.

Industrial Markets 

Industrial vacancy rates are expected to slide from 9.4 percent in the second quarter of this year to 8.9 percent in the second quarter of 2014.

The areas with the lowest industrial vacancy rates currently are Orange County, Calif., with a vacancy rate of 3.9 percent; Los Angeles, 4.1 percent; Miami, 5.8 percent; and Seattle at 6.3 percent.

Annual industrial rents are seen to rise 2.4 percent this year and 2.6 percent in 2014.  Net absorption of industrial space nationally is forecast to total 107.1 million square feet in 2013 and 100.3 million next year.

Retail Markets

Retail vacancy rates are estimated to ease from 10.5 percent in the second quarter of this year to 10.2 percent in the second quarter of 2014.

Presently, markets with the lowest retail vacancy rates include San Francisco, 3.6 percent; Fairfield County, Conn., at 4.1 percent; and Long Island, N.Y., and Orange County, Calif., each at 5.3 percent.

Average retail rents are projected to rise 1.4 percent in 2013 and 2.2 percent next year.  Net absorption of retail space is anticipated to be 12.5 million square feet in 2013 and 17.4 million next year.

Multifamily Markets

The apartment rental market – multifamily housing – should see vacancy rates edge up from 3.9 percent in the second quarter to 4.1 percent in the second quarter of 2014; vacancy rates at less than 5 percent are described as a landlord’s market, with demand justifying higher rents.

Areas with the lowest multifamily vacancy rates currently are New Haven, Conn., at 2.0 percent; New York City, 2.2 percent; and Minneapolis and San Diego, each at 2.3 percent.

Average apartment rents are likely to increase 4.6 percent this year and another 4.6 percent in 2014.  Multifamily net absorption is expected to total 276,300 units in 2013 and 243,800 next year.

The Commercial Real Estate Outlook is published by the NAR Research Division.  NAR’s Commercial Division, formed in 1990, provides targeted products and services to meet the needs of the commercial market and constituency within NAR.

The NAR commercial community includes commercial members; commercial real estate boards; commercial committees, subcommittees and forums; and the NAR commercial affiliate organizations – CCIM Institute, Institute of Real Estate Management, Realtors® Land Institute, Society of Industrial and Office Realtors®, and Counselors of Real Estate.

Approximately 78,000 NAR and institute affiliate members specialize in commercial brokerage and related services, and an additional 232,000 members offer commercial real estate services as a secondary business.

The National Association of Realtors®, “The Voice for Real Estate,” is America’s largest trade association, representing 1 million members involved in all aspects of the residential and commercial real estate industries.  For additional commentary and consumer information, visitwww.houselogic.com and http://retradio.com.

Trends in Commercial Market

Realtors® Report Positive Trends in Commercial Market with Increases in Income, Transactions

Media Contact: Leanne Jernigan / 202-383-1290 / Email

WASHINGTON (May 23, 2013) – Realtors® who practice commercial real estate have reported an increase in annual gross income for the third year in a row, signaling the market is on the road to recovery. According to the National Association of Realtors® 2013 Commercial Member Profile, transactions and sales volume have also increased since last year.

The study shows median annual gross income for 2012 was $90,200, an increase from $86,000 in 2011 and is at its highest level since 2008. Brokers and appraisers reported the highest annual gross income while sales agents reported the lowest. The study’s results represent Realtors® who practice commercial real estate; these NAR members conduct all or part of their activity in commercial sales, leasing, brokerage and development for land, office and industrial space, multifamily and retail buildings, as well as property management.

“The commercial market is showing signs of improvement, which is reflected in the positive trends in income, transactions and sales volume reported by our Realtor® commercial members,” said NAR President Gary Thomas, broker-owner of Evergreen Realty in Villa Park, Calif. “This is a hopeful sign for the future. Realtors® who practice commercial real estate build communities by facilitating investment and promoting the sale and lease of commercial space. There’s no doubt that commercial market improvements will help spur economic recovery and growth for our nation.”

Commercial members completed a median of eight transactions in 2012, up from last year. The median sales volume also increased from last year and was $2,507,700. Brokers typically had higher sales transaction volumes than agents. The median dollar value of sales transactions was $433,600 and the median square footage was 10,400.

Similar to the median sales volume, the median lease transaction volume increased this year by more than $70,000. In 2012 commercial members reported a median lease transaction volume of $476,400. Twenty-one percent of commercial members did not have a leasing transaction in 2012. The median dollar value of lease transactions was $169,100 and the median square footage was 4,200.

Commercial members who manage properties typically managed 40,000 square feet, representing 15 total spaces. They also typically managed 16,000 total office square feet, representing six total offices.

A majority of commercial members, 63 percent, reported they derive more than half of their annual income from the real estate industry. Thirty percent of respondents did not derive any income from commercial real estate leasing in 2012. Only 32 percent derived at least half to all of their income from leasing property. A large percentage, 85 percent, of commercial members earned at least some personal income from commercial real estate investments.

Sixty percent of NAR’s commercial members are brokers. Licensed sales agents were the next largest segment at 25 percent. Most commercial members reported working in a firm that is local and 58 percent work within an office that has a mix of commercial and residential brokers and agents.

Investment sales proved to be the most popular business specialty among commercial members. Identified by the highest proportion of members as their primary business specialty, investment sales was also the top ranked secondary specialty area. Land sales and retail leasing followed closely behind.

The typical commercial member has been in commercial real estate for 15 years and involved in real estate in some capacity for 25 years. The median length of membership in NAR among commercial members was 17 years. With a median age of 59, commercial members are also predominately male. However, women are slowly coming into the business; 33 percent of those with two or fewer years’ experience are female, and sales agents have the largest representation of women with 29 percent.

The NAR 2013 Commercial Member Profile was based on a survey of 1,796 commercial practitioners. Income and transaction data are for 2012, while other data represent member characteristics in 2013.

The National Association of Realtors®, “The Voice for Real Estate,” is America’s largest trade association, representing 1 million members involved in all aspects of the residential and commercial real estate industries.