Dialogando verde: sostenibilidad post Navidad

Por: Dr. Fernando Abruña Charneco, FAIA/ Especial para Construcción

Dr. Fernando Abruña Charneco (Suministrada)

Ya pasaron las celebraciones de la Navidad, la despedida del año 2016 y la festividad de los Reyes Magos. Estas actividades, como otras, suponen enormes gastos de recursos, energía y algunos descuidos en nuestra ética de sostenibilidad.

Hoy haremos varias recomendaciones para mitigar nuestras acciones durante este pasado período.

El “pinito” de Navidad que ya no luce tan bonito como cuando se instaló, no lo tire. Esto aumenta el gasto municipal por concepto de su disposición y agrava la saturación de nuestros vertederos. Tampoco lo queme. Al hacerlo, supone emisiones tóxicas de productos de combustión que contaminan el aire y agravan las emisiones que ocasionan el cambio climático. La estrategia apropiada es, compostarlo. Si aún no practica la composta, ahora tal vez sea la oportunidad para iniciarse en esta práctica. En esencia, la composta consiste en aprovechar el proceso natural de descomposición para convertir desechos o recursos orgánicos en material que puede reintegrar al suelo o utilizarlo como abono en sus siembras de patio.

SI TE INTERESA: Listos para echar al país adelante

Los ornamentos del árbol los puede guardar y reutilizar el año entrante. Las cajas de todos los regalos que recibió las puede, igualmente, reutilizar en el próximo ciclo navideño.

La basura de uno es el tesoro de otro. Ahora también es el momento de hacer una revisión de la ropa que puede ser sustituida por la que recibió como regalo durante esta época. La que no usa la puede donar a organizaciones caritativas que le buscarán usuarios agradecidos.

Si utilizó bombillas incandescentes de navidad, ahora es el momento de disponer de ellas de forma segura a través de un programa de reciclaje y aprovechar la oportunidad para sustituirlas por bombillas decorativas LED que consumen menos energía y, por ende, generan menos gases que ocasionan el cambio climático. Almacene las baterías agotadas de todos los juguetes que recibieron sus hijos para la próxima actividad de recogido de materiales electrónicos y baterías que periódicamente se hacen en Puerto Rico a través de la Autoridad de Desperdicios Sólidos.

SI TE INTERESA: El “short sale” como herramienta hipotecaria

Toda la carne, la morcilla, la butifarra y otros “venenitos” digestivos que consumió durante este período festivo, aumentó su huella ecológica. Aquellos que viajaron al exterior (incluyendo las islas de Vieques y Culebra) aumentaron de igual manera su huella ecológica. Para mitigar el daño planetario que infligió, puede practicar el vegetarianismo, caminar y ciclismo, y usar transporte público durante un período de una semana. De esta forma, puede restituir su huella ecológica a los niveles que tenía antes de las fiestas navideñas.

Ahora que se acerca la celebración de las Fiestas de la Calle San Sebastián, tómese como misión no tirar latas de aluminio ni botellas, ni cartón o papel al piso ,y asegúrese de que las deposita en contenedores para reciclaje dispuestos a través de la Vieja Ciudad en lugares estratégicos.

Incluya la sostenibilidad como una de sus metas y compromisos para el 2017 para que, en justicia, abone al bienestar ecológico de la Isla y del planeta.

SI TE INTERESA: Cambio y transformación con visión

El autor es arquitecto practicante, catedrático retirado de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico, fundador y pasado presidente del US Green Building Council del Caribe y una autoridad reconocida sobre el tema en Puerto Rico. Para más información, escriba a dialogandoverde@gmail.com.

A “enverdecer” el hogar

Aplicar algunos proyectos en el hogar ayudan a mitigar el impacto al medio ambiente y brindan un estilo de vida saludable y sostenible.

Todo comienza en el hogar. Es un hecho que moverse hacia la sustentabilidad hace total sentido. Aplicar el concepto “verde” a las propiedades trae ahorros significativos al bolsillo. Pero más allá de ahorros, aplicar algunos proyectos en el hogar, por más pequeño que parezcan, ayudan a mitigar el impacto al medio ambiente a la vez que nos brindan un estilo de vida más saludable y sostenible.

El Dr. Fernando Abruña, FAIA, conocido como el padre del diseño y construcción “verde” en Puerto Rico, le insta a comenzar desde hoy estos cambios en su hogar. Unos pequeños y otros más complejos… ¡pero lo que vale es comenzar!

  1. Instale un despachurrador de latas de aluminio para facilitar su reciclaje.
  2. Utilice puertas de madera certificadas por el “Forest Stewardship Council” para conservar los bosques del planeta.
  3. Instale pisos de cemento pulido en lugar de cerámicas de piso para reducir el gasto de energía en su fabricación e instalación.
  4. Hágase de un contenedor para practicar la composta.
  5. Sustituya las lámparas incandescentes y fluorescentes por LEDs de mayor eficiencia.
  6. Pinte el techo con una membrana “Cool Roof” de alta reflectividad para reducir el paso del calor solar.
  7. Siembre árboles de sombra en el lado oeste de la casa para reducir la carga solar.
  8. Inserte una botella de agua en el tanque del inodoro para consumir menos agua cada vez que lo utilice.
  9. Utilice pinturas con bajo contenido de VOC’s (Volatile Organic Compunds) para mitigar el daño a la capa del ozono y su salud.
  10. Coloque un contenedor de reciclaje en la cocina y otro en la marquesina.
  11. Utilice bolardos (pequeños postes) solares para iluminar los caminos y el jardín.
  12. Pavimente caminos con grava y piedra en lugar de hormigón.
  13. Instale aereadores en fregaderos, duchas y lavabos para consumir menos agua.
  14. Utilice lámparas fotovoltaicas con su propia batería; así elimina la instalación de cables y reduce el consumo de energía eléctrica.
  15. Utilice bloques de hormigón para ensamblar mesas y muebles modulares.
  16. Utilice lámparas de luz amarilla para espantar insectos eliminando el uso de insecticidas tóxicos a su salud.
  17. Sustituya aparatos sanitarios con nuevos más eficientes rubricados “Water Sense”.
  18. Seleccione equipos y enseres eléctricos con el logo de “Energy Star” para reducir su consumo energético.
  19. Utilice acondicionadores de aire “Inverter” con un valor EER>13.
  20. Pinte la madera color “Forest Green”; resiste mejor la polilla sin el uso de tratamientos químicos tóxicos.
  21. Apile tierra contra paredes del oeste y el sur y así reducirá el paso del calor.
  22. ¡Las lavadoras de platos consumen menos agua que un fregadero!
  23. Las lavadoras de ropa con puerta de frente consumen menos agua que las que se cargan por el tope.
  24. Seque la ropa con un tendedero solar.
  25. Reutilice una botella de padrino perforada para crear su sistema de irrigación por goteo.
  26. Utilice jabones sin fosfatos, son mejores para el ambiente.
  27. Ingiera menos carnes rojas y reducirá su huella ecológica.
  28. Coseche las aguas de lluvia para limpieza doméstica y riego de plantas.
  29. No tire lo que no utilice, en su lugar regálelo.
  30. Dale gracias a la vida; ¡es hermosa… todos los días!

El Dr. Fernando Abruña es fundador y pasado presidente del US Green Building Council, Capítulo del Caribe y mantiene su práctica privada de arquitectura sustentable bajo su firma Abruña & Musgrave, Architects. Para información adicional: 787-724-0987, abrumus@earthlink.net, abrumus@gmail.com y www.abrunaandmusgrave.com.

Por: Sofía Muñoz Puig/ Especial para Construcción

Dialogando verde: París: COP21… ¡o todos… o nadie!

 

Arquitecto Fernando Abruña, Construcción Endi

El pasado 11 de diciembre, concluyó en París la Convención Mundial COP21 (“Conference Of Parties, Session 21”) sobre cambio climático. Aquí se ratificó un pacto de cumplimiento para atender las   consecuencias que supone el aumento de las temperaturas promedio a nivel mundial.

A manera de referencia, hace 17 años el Pacto de Kyoto (COP-3) generó lo que conocemos como el Protocolo de Kyoto, que asignaba obligaciones internacionales a los países industrializados más ricos del planeta para reducir sus emisiones de gases de invernadero según cantidades asignadas. Varios países importantes desistieron de su cumplimiento unos años más tarde. En estos días, en París  se logró un acuerdo para requerir de todos los países firmantes (no solo los ricos e industrializados) algún tipo de acción según sus capacidades.

La discusión se centró en un aumento permisible de 2 grados centígrado tratando de no exceder 1.5 en temperatura a nivel mundial para alcanzar cero emisiones de gases de invernadero para el 2050.

SI TE INTERESA: El gran reto que es el cambio

¿Por qué es este pacto importante para Puerto Rico? El mensaje es claro para los mercados e inversionistas: el futuro de la energía está en las fuentes renovables como el sol y el viento. Si el país desea hacer dinero debe entrar en este mercado ahora. Según los gobiernos tomen acción para distanciarse del petróleo, el gas y el carbón,  su demanda disminuirá y la de las fuentes renovables aumentará.

Es previsible que estas acciones motiven bajas adicionales y sustanciales en el costo del petróleo. Esto representa una posible reducción significativa en los gastos de generación de energía para la Autoridad de Energía Eléctrica que permitirá una estabilización del precio por kilovatio hora. Si la AEE mantiene una tarifa de precios similares a los actuales ($0.24/kWh) y suponemos una caída sustancial en el costo del barril de petróleo, la AEE estará de frente a un escenario donde pueda recuperarse económicamente en un plazo de tiempo aceptable. Estos cambios, motivados por el Pacto de París, llegan justo a tiempo a Puerto Rico. No obstante, es imperativo que el país se arroje de lleno a fomentar, facilitar y financiar sistemas fotovoltaicos (y otras tecnologías de fuentes renovables) para cubrir los techos de los edificios, priorizando esta opción sobre las fincas fotovoltaicas que ocuparían  nuestros suelos bioproductivos.

SI TE INTERESA: Límites en acuerdo unánime de herederos

Las fuentes renovables son prioritarias en la ruta a reducir las emisiones de carbono planetario. La transformación de las generadoras termoeléctricas al uso de gas natural es importante pero… la migración a fuentes renovables de energía es imparable. Los techos cubiertos de paneles fotovoltaicos serán la norma en un futuro cercano, según se ajusten los mercados internacionales del petróleo forzando bajas en sus precios y si tomamos acción inmediata.

Para movernos con éxito debemos hacerlo junto con los países que firmaron el acuerdo.  Podríamos pensar que, por ser una pequeña isla, Puerto Rico no tiene mucho que decir ni afecta substancialmente el cambio climático a nivel planetario, pero… ¡todo lo contrario! Somos el país que más energía eléctrica consume por cuerda de terreno en el mundo. Como todavía dependemos (99%) de fuentes fósiles,  nuestras emisiones contaminantes de CO2 por cuerda de terreno son enormes. ¿Con qué fuerza moral podremos exigirle a China, India, Rusia y Estados Unidos, entre otros, que reduzcan sus enormes emisiones?

SI TE INTERESA: Más con menos

Como diría el Da Vinci del Siglo 20, Richard Buckminster Fuller: No vamos a operar nuestra nave espacial TIERRA con éxito, ni por mucho tiempo, a menos que la veamos como una sola nave y nuestro destino como uno común. Tiene que ser: ¡O todos o nadie!

Para   detalles sobre el pacto de Paris, acceda http://unfccc.int/resource/docs/2015/cop21/ eng/l09r01.pdf.

El autor es arquitecto practicante, catedrático retirado de la Escuela de Arquitectura de la UPR, Fellow del American Institute of Architects, fundador y expresidente del US Green Building Council del Caribe y la autoridad   sobre el Diseño y Construcción Verde en Puerto Rico.

“EcoHab”: una alternativa viable para una vida sostenible

Por: Ileana López Avilés/ Especial para Construcción

21 DE JULIO DE 2014. SAN JUAN, PUERTO RICO. ENTREVISTA AL ARQUITECTO FERNANDO ABRUNA. REVISTA CONSTRUCCION. GABRIEL LOPEZ ALBARRAN/ PARA GFR MEDIA.

ARQUITECTO FERNANDO ABRUÑA

Crear una vivienda verde de interés social en la que se puedan incorporar dos conceptos fundamentales de la arquitectura sostenible -la supervivencia pasiva y la transformabilidad pasiva- y que a la vez cuente con un precio asequible al bolsillo del consumidor puertorriqueño de hoy fue una meta en la cual trabajó con dedicación por varios años el arquitecto Fernando Abruña, AIA, autor de múltiples proyectos verdes así como de varios libros sobre el tema de sostenibilidad.

De este esfuerzo, en el que también colaboraron los arquitectos Margaret Musgrave e Iván Rodríguez, el delineante Marcelino López y el socio en construcción ingeniero Peter Palos, nació el proyecto conocido como “EcoHab”, constituido por dos viviendas verdes ubicadas en lo que antes fue un predio abandonado en la urbanización Los Maestros, en Hato Rey.

“Quería construir una estructura de vivienda básica y compacta a un precio razonable, donde además de explorar el tema de la sostenibilidad, fuera económicamente viable, estética y eficiente en términos de la solución arquitectónica”, explicó Abruña, quien tras varios intentos dio con la solución que produjo dos modelos de vivienda sostenible de interés social: “Rectángulo Tropical” (con un volumen sencillo de 25 x 36 p/c) y “Línea Tropical” (de 13.5 x 67’ p/c).

SI TE INTERESA: Furniture Gallery apuesta a la innovación y al éxito

Utilizar la ventilación cruzada y la luz natural eran, por supuesto, dos elementos de diseño prácticamente dados, pero lo ideal era que pese a la pequeñez de las estructuras, las personas que las habitarán pudieran disfrutar de un espacio abierto y agradable. De ahí nació la idea de añadir patios interiores, según Abruña, fundamentales en el trópico, que ofrecieran al mismo tiempo un elemento de modernidad a la estructura, que cuenta con una envoltura térmicamente eficiente que hace la misma muy fresca.

Además de tener un sistema fotovoltaico sumamente eficiente y sistema de cosecha de agua de lluvia con capacidad para almacenar hasta 29,000 galones para uso de inodoros y faenas de limpieza, “EcoHab” también cuenta con ventanas tipo “Bright Shade Eco”, con quiebra sol integrado, diseñadas por el propio arquitecto y recientemente patentizadas. De igual modo, al diseño se incorporó pintura con baja cantidad de compuestos volátiles orgánicos, para mitigar el daño a la capa de ozono y fue provisto por un sistema que permite el rehúso de aguas grises.

SI TE INTERESA: ¡Hasta siempre maestro!

La terminación de piso en hormigón desbastado fue también un nuevo elemento. Explicó, que “el mismo consta en lijar un 1/3 de pulgada de la superficie de hormigón para dejar expuesta la piedra y el agregado, quedando el producto final como si fuera un terrazo integral, el cual es sumamente económico. Además, es un material que consume muy poca energía y se hace en Puerto Rico, aportando a la sostenibilidad”.

Según el padre de la arquitectura verde en la Isla, un aspecto importante del proyecto era poder ir más allá de simplemente responder a una regla vital: la cual señala que un edificio bien diseñado debe tener una eficiencia edilicia de 70%, en “EcoHab” se logró que este por ciento fuera mucho mayor llegando al 89% del espacio.

Según Abruña, lo que resultó ser lo más difícil del proyecto fue “diseñar una estructura que nos permitiera transformar la vivienda durante el transcurso de su vida según va cambiando la composición familiar. Un plano con un piso permanente no era la solución, así que en una usamos estrategias sencillas como closets que separan habitaciones, sin la necesidad de demoler o construir para cambiar los espacios y, en la otra, se colocaron persianas para brindar privacidad entre las habitaciones que al abrirse tienen acceso al patio interior”.

SI TE INTERESA: Abre paso a renovación de la Asociación de Constructores

El precio de “EcoHab” incluyendo la compra del solar, la construcción de la vivienda sostenible con todos sus elementos, su envoltura térmica, lámparas, abanicos y el equipo de la cocina, es de $138,000 en el modelo “Rectángulo Tropical” y de $130,000 en “Línea Tropical”. Ambas cuentan con tres habitaciones dormitorios y un baño.

Según Abruña, en el proceso de diseño y construcción de “EcoHab” se percató de la enorme falta de conocimiento e información que existe en el país –a todos los niveles y esferas- que están relacionados con la industria de la vivienda. “Fue cuesta arriba convencer a banqueros, realtors, tasadores, agencias y entidades de gobierno de lo que es una vivienda sustentable”.

“Hay que educar a todos los componentes de la industria para que puedan aquilatar las viviendas sostenibles, sobre todo a realtors y tasadores”, dijo Abruña, quien informó que “EcoHab” es la única vivienda de interés social Energy Star en el Caribe.

SI TE INTERESA: Remansos de paz… y lujo

“EcoHab” se dejó claro que una vivienda sostenible de interés social es posible, y va mucho más allá de la mera incorporación de paneles solares, sostuvo el arquitecto Abruña, quien dijo a Construcción que actualmente está trabajando con dos estructuras similares, de dos habitaciones, para el Fideicomiso de la Tierra del Caño Martín Peña.

Su deseo en un futuro es poder llegar a poder crear vivienda sostenible que sea aún más económica, cuyo precio esté cerca de los $60,000, lo que señaló es posible pero requeriría una revisión de los códigos de construcción.

Para información, escriba a abrumus@gmail.com

Dialogando Verde: Cisterna inteligente

Cisterna de Agua de Lluvias/ Foto Suministrada

A manera de complemento de nuestro pasado artículo sobre “El embalse más importante de PR”, hoy les presento nuestra propuesta para que puedan viabilizar una Cisterna Inteligente.

Utilizo el término para diferenciar aquellas que se diseñan para cosechar aguas de lluvia (Inteligentes) versus las que se alimentan de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados que no atienden el reto de racionamiento de agua por el que aún atravesamos.

La siguiente tabla contrasta estas dos opciones:

Cisterna inteligente

  • Cosecha aguas de lluvia
  • Agua gratis, no recibes factura por consumo
  • Utiliza agua de lluvia para operar inodoros, rociar plantas y limpiar autos
  • Operar sin gravedad, con bomba eléctrica
  • Mantenimiento y operación simple
  • Depende de que llueva en su vencindario
  • Utiliza agua sin cloro
  • Más sostenible ecológicamente

Cisterna no inteligente 

  • Consume agua de la AAA
  • Hay que pagar el consumo a la AAA
  • Utiliza agua potable para operar inodoros, rociar plantas y limpiar autos
  • Requiere bomba eléctrica. Se puede dañar
  • Mantenimiento y operación compleja
  • Depende de que llueva en el embalse de la AAA
  • Utiliza agua con cloro
  • Menos sostenible ecológicamente

La ilustración que acompaña este texto será de utilidad para aquellos de ustedes que deseen implantar un sistema de cosechas de aguas de lluvia utilizando una Cisterna Inteligente. Aprovechen la oportunidad para que la próxima sequía no les tome por sorpresa. Estas serán recurrentes según avanzan sobre la isla los efectos del cambio climático.

SI TE INTERESA: ¡Atención dueños e inquilinos! Asegure su renta mensual

Por: Dr. Fernando Abruña Charneco, FAIA/ dialogandoverde@gmail.com

El autor es arquitecto practicante, catedrático retirado de la Escuela de Arquitectura de la UPR, Fellow del American Institute of Architects, fundador y pasado presidente del US Green Building Council del Caribe y la autoridad reconocida sobre el tema en Puerto Rico.