Dialogando Verde: El apagón y el futuro energético de Puerto Rico

Por: Dr. Fernando Abruña Charneco FAIA, dialogandoverde@gmail.com

¡UFFF! Como si hubiera pasado un huracán. Así nos sentimos muchos luego de la avería en el sistema de generación de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) que recientemente dejó a la Isla sin el servicio eléctrico por dos días para la gran mayoría y de tres a cuatro días para otros.

abrunaSi la causa hubiese sido un huracán tal vez lo hubiéramos aceptado con menos agresividad y displicencia, pero saber que el fallo es causado por una infraestructura vieja, deteriorada y ausente de mantenimiento, y todas ellas conocidas desde siempre, es lo que elevó los niveles de muchos a la iracunda pero justificada conclusión de que el sistema colapsó.

Lo que se vislumbra del evento recién sufrido es que habrán más apagones y de mayor frecuencia. En varias islas vecinas la contaminación acústica ocasionada por las plantas de emergencia para la generación de electricidad es la orden del día. En estas islas con frecuencia se oye decir, en serio y en broma: “no es que se vaya la luz…es que viene de vez en cuando”. Hasta hace muy reciente, los boricuas nos burlábamos de nuestros vecinos caribeños por la ausencia de una infraestructura eléctrica o de agua, confiable. Ahora somos parte del mismo club.

SI TE INTERESA: ¿Y ahora, qué hacemos sin luz?

El Plan Integrado de Recursos  (PIR) que la AEE sometió a la Comisión de Energía de Puerto Rico (CEPR) fue rechazado y enmendado por la Comisión para fijar una ruta de cambios necesarios en la AEE. Participé como representante de la Mesa de Diálogo Energético y del Colegio de Arquitectos y Arquitectos Paisajistas de Puerto Rico en una de varias Conferencias Técnicas donde numerosos interventores sometimos nuestros comentarios, críticas y sugerencias al plan.

Es alentador que la CEPR haya tomado la iniciativa, dejándo saber  que sus intenciones son mover hacia adelante un plan que pueda atender el futuro energético de Puerto Rico de forma responsable y con una visión más abarcadora, y un menú de fuentes de energía que atiende con mayor prioridad el uso de fuentes renovables en nuestra Isla.

En cualesquiera de los escenarios que estudiemos, sea una AEE pública, semipública o privada, estemos gerenciados o no por la Junta de Control Fiscal, no hay quién despinte un aumento tarifario en la estructura de nuestras facturas de consumo. El impacto será más o menos palpable según fluctúen los costos del petróleo y del gas natural en el mercado internacional.

SI TE INTERESA: Arquitectura en tiempos de [Re]Ingeniería

Uno de los escenarios futuros que el PIR, sometido por la AEE, no atendió fue uno por el que abogo personalmente y al que veo como algo deseable e irremediable. Me refiero a la independencia energética de cada consumidor a nivel residencial. Las tecnologías de fuentes renovables y de baterías han avanzado en las pasadas dos  décadas. Hace ya 17 años en nuestra “Casa Ausente”, la primera EcoCasa de PR, el cost o por vatio de potencia conectado de nuestro sistema fotovoltaico fue de $13 con un periodo de recobro (en aquel entonces) de aproximadamente 11 años. Este sistema nos ofrece total independencia de la AEE. Hoy día un sistema similar podría estar rondando $3.50/vatio. Los periodos de recobro son de cinco a seis años y en algunos casos, de menos de cinco años.

Los tiempos han cambiado. Ya no es una locura pensar que una vivienda pueda lograr su independencia energética desconectada  de la AEE. De hecho continuamos diseñando y construyendo viviendas de interés social con sistemas fotovoltaicos que atiendan las necesidades energéticas de éstas. Se proyecta que en un futuro cercano la tecnología de “Plug and Play” será la que impere y que permita que un consumidor pueda instalar su propio sistema sin las intervenciones burocráticas de la Autoridad ni del Estado. Los sistemas se simplificarán a tal grado que serán considerados como un nuevo enser eléctrico en nuestras viviendas. Algunas reparaciones podrán ser hechas por el mismo dueño y en el menos de los escenarios por un electricista. Invito a los lectores a que exploren este futuro inescapable.

SI TE INTERESA: Dialogando Verde: Precursores de la arquitectura sostenible

Saludos, sostenibles.

El autor es arquitecto practicante, catedrático retirado de la Escuela de Arquitectura de la UPR, Fellow del American Institute of Architects, fundador y pasado presidente del US Green Building Council del Caribe y la autoridad reconocida sobre el tema en Puerto Rico.

Dialogando verde: París: COP21… ¡o todos… o nadie!

 

Arquitecto Fernando Abruña, Construcción Endi

El pasado 11 de diciembre, concluyó en París la Convención Mundial COP21 (“Conference Of Parties, Session 21”) sobre cambio climático. Aquí se ratificó un pacto de cumplimiento para atender las   consecuencias que supone el aumento de las temperaturas promedio a nivel mundial.

A manera de referencia, hace 17 años el Pacto de Kyoto (COP-3) generó lo que conocemos como el Protocolo de Kyoto, que asignaba obligaciones internacionales a los países industrializados más ricos del planeta para reducir sus emisiones de gases de invernadero según cantidades asignadas. Varios países importantes desistieron de su cumplimiento unos años más tarde. En estos días, en París  se logró un acuerdo para requerir de todos los países firmantes (no solo los ricos e industrializados) algún tipo de acción según sus capacidades.

La discusión se centró en un aumento permisible de 2 grados centígrado tratando de no exceder 1.5 en temperatura a nivel mundial para alcanzar cero emisiones de gases de invernadero para el 2050.

SI TE INTERESA: El gran reto que es el cambio

¿Por qué es este pacto importante para Puerto Rico? El mensaje es claro para los mercados e inversionistas: el futuro de la energía está en las fuentes renovables como el sol y el viento. Si el país desea hacer dinero debe entrar en este mercado ahora. Según los gobiernos tomen acción para distanciarse del petróleo, el gas y el carbón,  su demanda disminuirá y la de las fuentes renovables aumentará.

Es previsible que estas acciones motiven bajas adicionales y sustanciales en el costo del petróleo. Esto representa una posible reducción significativa en los gastos de generación de energía para la Autoridad de Energía Eléctrica que permitirá una estabilización del precio por kilovatio hora. Si la AEE mantiene una tarifa de precios similares a los actuales ($0.24/kWh) y suponemos una caída sustancial en el costo del barril de petróleo, la AEE estará de frente a un escenario donde pueda recuperarse económicamente en un plazo de tiempo aceptable. Estos cambios, motivados por el Pacto de París, llegan justo a tiempo a Puerto Rico. No obstante, es imperativo que el país se arroje de lleno a fomentar, facilitar y financiar sistemas fotovoltaicos (y otras tecnologías de fuentes renovables) para cubrir los techos de los edificios, priorizando esta opción sobre las fincas fotovoltaicas que ocuparían  nuestros suelos bioproductivos.

SI TE INTERESA: Límites en acuerdo unánime de herederos

Las fuentes renovables son prioritarias en la ruta a reducir las emisiones de carbono planetario. La transformación de las generadoras termoeléctricas al uso de gas natural es importante pero… la migración a fuentes renovables de energía es imparable. Los techos cubiertos de paneles fotovoltaicos serán la norma en un futuro cercano, según se ajusten los mercados internacionales del petróleo forzando bajas en sus precios y si tomamos acción inmediata.

Para movernos con éxito debemos hacerlo junto con los países que firmaron el acuerdo.  Podríamos pensar que, por ser una pequeña isla, Puerto Rico no tiene mucho que decir ni afecta substancialmente el cambio climático a nivel planetario, pero… ¡todo lo contrario! Somos el país que más energía eléctrica consume por cuerda de terreno en el mundo. Como todavía dependemos (99%) de fuentes fósiles,  nuestras emisiones contaminantes de CO2 por cuerda de terreno son enormes. ¿Con qué fuerza moral podremos exigirle a China, India, Rusia y Estados Unidos, entre otros, que reduzcan sus enormes emisiones?

SI TE INTERESA: Más con menos

Como diría el Da Vinci del Siglo 20, Richard Buckminster Fuller: No vamos a operar nuestra nave espacial TIERRA con éxito, ni por mucho tiempo, a menos que la veamos como una sola nave y nuestro destino como uno común. Tiene que ser: ¡O todos o nadie!

Para   detalles sobre el pacto de Paris, acceda http://unfccc.int/resource/docs/2015/cop21/ eng/l09r01.pdf.

El autor es arquitecto practicante, catedrático retirado de la Escuela de Arquitectura de la UPR, Fellow del American Institute of Architects, fundador y expresidente del US Green Building Council del Caribe y la autoridad   sobre el Diseño y Construcción Verde en Puerto Rico.

The World’s First Solar-Powered Laundry Dryer

 

Miele's new solar-powered clothes dryer

Miele’s new solar-powered dryer uses 80% less energy than a standard unit, making it both wallet- and eco-friendly. Image: Miele

We heart green-minded energy-savers. That’s why we’re fascinated with Miele’s latest household appliance. The forward-thinking manufacturer unveiled the first solar-powered dryer this year at IFA, the world’s largest consumer electronics trade show.

The robotically named T 8881S EcoComfort is so crazy efficient that the European Union gave it its highest energy rating, an A+++; the dryer uses 80% less energy than a standard unit.

And, in an ironic twist, the T 8881 S EcoComfort uses water to dry your clothes.

How It Works

To operate the unit, you need to install solar panels. But instead of generating electricity, the panels are used to heat water that fires up the dryer. Once the water is heated, it’s housed in a water tank connected to the home’s central heating system.

If you’re a geek and want more detail, here’s what each of the four lines or hoses that connect the system does:

  • The first line releases hot water to the dryer’s heat exchanger where it’s processed into hot air that dries laundry.
  • The second sends the water back to the tank after it’s cooled down.
  • A third releases cool water when the dryer’s heat needs to be reduced.
  • The fourth sends moisture extracted from the dryer’s contents by a second heat exchanger back to the tank.

Coming to the U.S.?

So here’s the part that puts my dryer sheets in a twist: Although a solar-powered system like this could help American households trim energy bills and even combat climate change, Miele won’t be selling this appliance in the U.S.

Why? When it comes to adopting clean and renewable energy sources like solar, the U.S. lags  Europe, especially Germany, where Miele is based. Currently, Germany is a world green energy leader — 8.5 million Germans live and work in solar-powered buildings.

Well, until solar becomes mainstream in this part of the world, check out these tips for saving energy in the laundry room.

Related: In the market for a new appliance? Check out our appliance buying guides

deirdre-sullivan Deirdre Sullivan is an NYC-based writer who’s obsessed with maximizing every inch of her urban dwelling. She’s a former fashionista who has worked for Lucky Magazine and InStyle. She recently traded her high heels and Fashion Week pass for a drill and bandsaw. Follow Deirdre on Google+, Twitter, and Pinterest.

 

Firstmortgage le ayuda a convertir su casa a “verde”

En Puerto Rico, donde se ha experimentado un incremento en el costo de la electricidad debido al aumento en el precio del petróleo, y donde disfrutamos de muchas horas de sol, tiene sentido la adquisición de equipos que produzcan energía eléctrica y que calienten el agua con energía solar. Es en el marco de esta realidad, que resalta como una excelente opción económica y familiar la “Casa Verde”, que es una propiedad energéticamente eficiente, que utiliza menos energía para proporcionar los mismos servicios de agua y electricidad.

Natalie Barnecett, vicepresidenta auxiliar y gerente de producto de FirstMortgage, describió varias iniciativas de FirstBank para promover un consumo más eficiente de energía en los hogares. “Entre estas iniciativas se encuentra el Programa de Valor Añadido de FirstMortgage, que provee ahorros y descuentos exclusivos a todos los clientes que cierren su hipoteca con la institución. Dentro de los beneficios de este programa está  la oferta de Universal Solar Products, compañía que vende e instala calentadores solares, sistemas fotovoltaicos y cisternas de agua, entre otros”, resaltó   Barnecett. “Con esta alianza, en FirstMortgage le ayudamos a convertir su hogar en uno más eficiente”.

SI TE INTERESA: VEGACOOP una alternativa para su transacción hipotecaria

“El calentador eléctrico representa el 30% de nuestro gasto en energía eléctrica. Esta inversión se puede pagar en solo dos a tres años”, dijo Moisés Almansa, presidente de Universal Solar. “Un equipo fotovoltaico puede generar todo o parte de nuestro consumo de electricidad, depende de su capacidad. Se estima que la energía que va a producir un panel fotovoltaico durante los 25 años de garantía del manufacturero, es de .08 a .10 centavos el kilovatio hora. Se estima que puede recuperar su inversión entre seis a 10 años”.

“Para ayudarle FirstMortgage le ofrece alternativas de financiamiento con sobrante a los consumidores que cualifiquen”, recalcó Barnecett.

Los tipos de préstamos con sobrante para mejoras al hogar son:

Convencional Conforming – Las tasas de interés y los gastos de cierre, son más bajos. Para casos de residencia principal con sobrante, el margen a prestar puede llegar, en algunos casos, hasta el 80% del valor de tasación.

SI TE INTERESA: El refinanciamiento “Streamline”, ideal para reducir sus pagos hipotecarios

FHA – Es una hipoteca asegurada por el Federal Housing Administration. Combina el beneficio de una garantía del gobierno federal y la opción de financiar la mayor parte de la inversión, minimizando los gastos de Originación y Descuento. Para refinanciamientos con sobrante puede prestarle el 85% del valor de tasación.

Préstamo a veteranos (VA, por sus siglas en inglés) – Es garantizado por el Departamento de Asuntos de Veteranos de Estados Unidos para los militares activos, veteranos elegibles de las fuerzas armadas que han obtenido un licenciamiento honorable (“honorable discharge”), viudas de veteranos que no han vuelto a contraer matrimonio,  miembros elegibles de la Guardia Nacional, Guardia Costanera o de la Reserva. Para refinanciamiento el préstamo puede llegar hasta el 100% del valor de tasación.

“Implantar mejoras energéticamente eficientes en su hogar reducirán la cantidad de energía que utiliza diariamente y pueden producir ahorros en las facturas de agua y de electricidad”, comentó la ejecutiva. “Asimismo, aumentan el valor de su propiedad en el mercado”.

SI TE INTERESA: Gestan programa “Del Alquiler a la Compra”

Para información sobre los términos y condiciones de los productos y servicios de  FirstMortgage, llame a uno de  sus representantes al 787-760-8100 o, libre de cargos al 1-866-910-8100. Visite sus sucursales y centros hipotecarios alrededor de la Isla o las oficinas centrales de la Institución, en la Avenida Muñoz Rivera #1130 en Río Piedras,  de lunes a viernes, de 8:00 a.m. a 6:00 p.m. y los sábados de 9:00 a.m. a 1:00 p.m. También puede acceder www.llamanosprimero.com.

Siguen cobrando auge los paneles solares

Por: Sofía Muñoz Puig / Especial para Construcción
El ahorro puede llegar hasta un 100% con los paneles solares versus la AEE.

Cada vez son más los consumidores que descartan la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y optan por energía solar como el medio para generar electricidad en sus residencias y comercios. Y es que convertir la energía solar a energía de consumo resulta en una manera limpia, silenciosa y que no altera el medioambiente y, muy importante, repercuta en grandes ahorros para el bolsillo.

¿Cómo se convierte? Mediante un sistema de paneles solares compuesto por módulos fotovoltaicos, inversor, dispositivos de seguridad y un sistema de “racks” para instalación. La proliferación de compañías dedicadas a la venta e instalación de paneles solares y de consumidores ansiosos por cambiar a estos sistemas parece ser la orden del día.

Según el ingeniero  Franklin Fuster, presidente de Sun Pro Puerto Rico, Inc., compañía  que    ofrece  productos de energía renovable a nivel residencial, comercial e industrial. el costo de instalación de estos sistemas depende de cada caso en particular.

“Todo depende del presupuesto y consumo eléctrico del cliente. Los precios fluctúan entre $10,000 a $20,000 para familias promedio. Esto es sin los incentivos del gobierno, que pagan un 40% del costo del proyecto”.

Qué establece la Ley 114 con la AEE 

“Esta ley ordena y autoriza a la AEE a establecer un programa de Medición Neta que permita la interconexión de los sistemas solares y molinos a su sistema de transmisión y distribución eléctrica y la retroalimentación de electricidad a los clientes que hayan instalado un equipo solar eléctrico, molino de viento o cualquier otra fuente de energía renovable capaz de producir energía eléctrica. Con esta ley  se le concede al cliente un crédito en su factura de luz por la electricidad generada por estos equipos y se le compensa monetariamente por el sobrante de exceso de energía generada por el sistema solar. En un programa de Medición Neta, la AEE permite que el contador del cliente retroceda si la electricidad que el cliente genera es mayor a la que consume”.

¿Cuánto podría implicar el ahorro en la factura? 

“El ahorro puede llegar hasta un 100% con los paneles solares versus la AEE. Todo depende del espacio donde se puedan instalar los paneles y la inversión que quiera realizar el cliente. Por ejemplo, si un cliente residencial o comercial consume x kilovatios de luz (esto se determina en la factura de luz de la AEE) necesita x cantidad de paneles solares para ahorrarse un 100%. Pero, si su techo no tiene el espacio para todos paneles y solo para la mitad de paneles, se ahorra la mitad del consumo eléctrico y, por consiguiente, si el cliente tiene espacio en el techo para todos los paneles y desea pagar la inversión, ahorra el 100% de la energía eléctrica”.

Si la residencia es pequeña, ¿también se puede hacer la conversión a paneles solares? 

“Sí, cualquier tamaño de casa puede hacer la conversión de paneles solares”.

¿Qué   necesita para hacer la conversión a paneles solares? 

“1. Espacio disponible para los paneles solares en residencia o comercio sin obstrucción de sombra por árboles o estructuras;

2. Capital/dinero;

3. Deseo de ahorro energético;

4. Visión de ver los paneles solares como una inversión (de cinco a seis años los sistemas se pagan) y valorización de la propiedad (aumenta el valor a la propiedad);

5. Ganas de contribuir al medio ambiente.

¿Cómo es la conexión con la AEE y el pago que se hace?

“Luego que el cliente somete los debidos documentos ante la AEE, el sistema solar se interconecta con la red eléctrica de la AEE.  Si se diseñó un sistema de ahorro de 100% del consumo del cliente, solo se le pagará a la AEE una cantidad mínima de aproximadamente $3 por concepto de interconexión”.

¿Qué tipo de mantenimiento requieren los paneles?

“Mantenimiento mínimo. Limpieza de placas con agua y jabón, algo que el mismo cliente puede hacer, y se recomienda realizarse dos veces al año, mínimo”.

¿Cuánto tiempo duran? 

“Las placas tienen garantía de 20 años y duran aproximadamente hasta 30 años”.

Algunos beneficios de la energía renovable  incluyen mejoras al  clima, salud y economía. Ayuda a la reducción de contaminación de dióxido de carbono, que es muy dañino para el planeta y la salud de los seres humanos.

Para más información,  consulte a     Sun Pro Puerto Rico, Inc., al  787-774-7974 o acceda a  www.sunproductspr.com.

Economía verde: el poder del consumidor

19-julio-2014

Aprenda a identificar los logos o llamados “green labels” y su veracidad. Así usted podrá tomar una decisión responsable al seleccionar un producto amigo al ambiente o a su salud.

Foto Principal

Cuando compre un producto busque los “green labels” o etiquetas verdes, la manera de identificar productos que cumplen con las regulaciones, estándares o programas de agencias gubernamentales y/o entidades que verifican sus reclamos. (Suministrada)

Por Sofía Muñoz Puig / Especial para Construcción

¿Sabía que al comprar un inodoro está contribuyendo a desperdiciar 300 galones o más del agua al año? ¿Sabía además que al comprar un mueble o puerta de madera podría estar respirando tóxicos por meses o años?  ¿Cómo saberlo? Si aprende a identificar los logos o llamados “green labels” y su veracidad, está en usted el tomar una decisión responsable al seleccionar un producto amigo al ambiente y/o a su salud. “¿Cómo puede hacer la diferencia a la hora de comprar? En cada selección que hace toma una decisión que mueve al mercado, a la industria en una dirección. Aunque las agencias de gobierno están alertando y educando al público, la última palabra la tiene el consumidor”, afirma la arquitecto María Cristina Peña-Carro, profesional autorizada LEED, de la firma Boreas Arquitectos+, a quien entrevistó Construcción y quien nos ayudó a identificar productos amigables al ambiente y a la salud.  ¿El veredicto? Hay cantidad de productos de ferretería, cocinas, baños, construcción, decoración limpieza y mantenimiento, enseres y equipos que incluyen en sus etiquetas logos o información que les identifican como verdes o ecoamigables. Estos reclamos de las marcas son, en algunos casos, corroborados por entidades fidedignas, algo que puede confirmar el consumidor si sabe verificarlo.  Los “green labels” o etiquetas verdes son la manera de identificar productos que cumplen con las regulaciones, estándares o programas de agencias gubernamentales y/o entidades que verifican sus reclamos. También están en cumplimiento bajo estándares de, por ejemplo, el EPACT (Energy Policy Act 1992), que promueve la reducción del consumo de energía y agua en los productos. Hay productos con etiquetas verdes cada vez que usted va de compras pero quizá pasan desapercibidos por falta de conocimiento. “Si son asequibles al consumidor y, muchas veces a su bolsillo (mientras más estrictos los estándares, más costosos son), ¿por qué no escogerlos?”, sugiere la arquitecto.  Mercado creciente y confuso La buena noticia es que el mercado se está transformando, en parte, gracias a consumidores conscientes. Sin embargo, hay una cantidad cada vez mayor de etiquetas verdes dirigidas a captar su atención, pero “no siempre son honestas”.  “Aquí es donde el consumidor tiene que estar alerta. Ojo con las hojitas, flores, arbolitos, animalitos de los empaques… porque hay casos en los que el manufacturero quiere parecer responsable con el ambiente e invierte dinero en mercadear esfuerzos a favor del ambiente que podrían ser falsos”, destaca Peña-Carro. Este tipo de mercadeo engañoso es lo que se conoce como “Greenwashing”. Cómo evitar el “Greenwashing” En nuestro mercado el gobierno federal liderado por la EPA (Environmental Protection Agency) junto a entidades nacionales de estándares, como ANSI, trabajan constantemente en conjunto para determinar estándares ecoamigables para productos. Además, hay organizaciones estatales, internacionales o de grupos voluntarios, que establecen estándares para regular aspectos particulares como, por ejemplo, el FSC (Forest Stewardhip Council), dedicado a velar por el manejo responsable de bosques y a regular condiciones de trabajo justas.  Gracias a estos estándares existen entes terceros o “third-parties”, ajenos y desinteresados, que verifican los productos de los fabricantes a base de estas regulaciones o estándares ya establecidos. El ente tercero, por ende, verifica cumplimiento e identifica los productos como “verdes” utilizando sus propias etiquetas. Los entes terceros son muy importantes pues confrontan el “greenwash” que los fabricantes y la industria generan. Etiquetas Verdes Fidedignas Generalmente los mejores logos verdes (“eco-labels” o “green labels”) son aquellos que indican que una organización certificadora, independiente o de inspección (“Third-Party”) ha verificado que sus productos cumplen consistentemente con estándares de protección ambiental y/o justicia social. Es importante verificar que lo que reclama la etiqueta y la compañía es cierto.  Lo ventajoso de una etiqueta verde es su gráfica. Vivimos en una sociedad cada vez más visual, por lo tanto solo requiere que el consumidor se familiarice con estos “logos” para saber que está tomando una decisión informada. A continuación, una valiosa guía preparada por la arquitecto Peña-Carro para ayudarte a tomar una decisión sabia a la hora de ir de compras.  Para información: www.boreasarquitectospr.wix.com/info o 787-975-2095. Una industria en crecimiento y cambio Las etiquetas verdes seguirán proliferando y es importante como consumidor hacer la asignación e investigar cada vez que ve una etiqueta nueva, al igual que hace con los alimentos al buscar en sus etiquetas el número de calorías o la grasa. *Referencia: World Resources Institute, Big Room Inc. – Demuestran la cantidad de “etiquetas verdes” que existen en el mundo. El vocabulario de estos productos también es cada vez más técnico y las agencias y organizaciones internacionales buscan estandarizar términos como: biodegradable, eco-amigable, sostenible, “carbon neutral”, “Net-Zero”, “child labor”, “carcinogen”, etc. La tecnología y las agencias ya tienen varios instrumentos para ayudarnos a estandarizar estos términos. La consultora de LEED menciona a continuación algunos de los recursos que pueden ayudarte en tu investigación. Portales: Productos verdes y enlaces – EPA –http://www.epa.gov/greenerproducts/related/index.html Informativo – Consumer Reports – www.greenerchoices.org   Productos Libres de Crueldad a Animales – PETA –http://features.peta.org/cruelty-free-company-search/index.aspx Apps: Definiciones y términos – Consumer Reports – “Eco-Labels” Productos de Belleza Tóxicos – Think Dirty – “Think Dirty Shop Clean”

Feria Verde: promueve la educación ambiental

22-marzo-2014

Feria Verde Puerto Rico se celebrará el 5 y 6 de abril, de 10:00 a.m. a 6:00 p.m., en el Parque Central de San Juan.

Foto Principal

Frey Vielma y Gerardo Bosch, productores del evento Feria Verde Puerto Rico. (Foto por Gabriel López Albarrán / GFR Media)

Por Maricarmen Reguero / Especial para Construcción

Inspirado en las Ferias Verdes que se llevan a cabo en países como México, España, Costa Rica y Chile, Feria Verde Puerto Rico se celebrará el 5 y 6 de abril, de 10:00 a.m. a 6:00 p.m., en el Parque Central de San Juan.

Feria Verde, un evento familiar abierto al público en general, busca concienciar acerca de la importancia del cuidado del medio ambiente a través de la exposición de productos dirigidos a la conservación de los recursos naturales, la ecosustentabilidad, energías renovables y ahorro de energía y agua, entre otros temas relacionados, además de conferencias impartidas por expertos en estas ramas.

Esta es la primera feria ecosustentable que impactará tanto al sector público como el privado, buscando resultados alentadores que motiven a todo público a la búsqueda de soluciones saludables para el medio ambiente, a través de la presentación de un espacio de exhibición y diálogo donde se presentan iniciativas de negocio, comercio, inversión y tecnología en la lucha contra el cambio climático.

ESPACIO PARA LA CONSTRUCCIÓN SUSTENTABLE 

En Feria Verde también habrá exposición para la construcción sustentable, una que ha ido ganando espacio en el mercado y así lo seguirá haciendo, ya que la preocupación por el medio ambiente es una prioridad a nivel global, por lo que resulta importante que las empresas dedicadas a la construcción tradicional colaboren cada vez más con aquellas que trabajan con materiales sostenibles, por lo que en este evento se ha buscado que se conozcan entre sí y así dar a conocer las propuestas de todas las empresas. De hecho, el 40% de todas las emisiones de bióxido de carbono (CO2), que ocasionan el cambio climático, provienen del diseño, construcción, operación y mantenimiento de edificios.

“Feria Verde Puerto Rico nace para responder a la necesidad que hay en el país de desarrollar e implantar proyectos a largo plazo que impacten positivamente nuestra sociedad y promuevan una vida balanceada y saludable. Proponemos acercar tanto a ciudadanos como visitantes a la ecología, el reciclaje, la vida saludable y las energías renovables, concientizando sobre cómo promover el bienestar. En Feria Verde se proveerán herramientas que buscan ayudar a modificar hábitos y tendencias y proveeremos soluciones específicas a los retos en defensa al medio ambiente. Como un beneficio secundario, pero muy importante, está el ahorro de dinero por parte de empresas y familias a través de la consevación de energía, algo muy útil en los tiempos que estamos viviendo”, indicó Frey Vielma, propulsora del evento.

ACTIVIDADES PARA TODA LA FAMILIA

Los asistentes a Feria Verde Puerto Rico podrán aprovecharse de una gran gama de charlas educativas con temas dirigidos en su mayoría al mejoramiento del planeta Tierra y el ahorro de energía, por ejemplo: el cambio climático, reciclaje, manejo de residuos, uso de composta y huertos caseros, entre otros. Las agencias gubernamentales encargadas de la protección del medio ambiente de la Isla también jugarán un papel importante en el evento, ya que impartirán charlas y orientarán a los visitantes de forma amena, con juegos para niños dirigidos al reciclaje y la conservación y recorridos por el mini bosque con especies de árboles y animales puertorriqueños.

“Comprometidos con nuestro nombre, durante el evento los visitantes tendrán la oportunidad de llevar sus desperdicios reciclables a las diferentes estaciones que se ubicarán en el Parque, igualmente intentando que toda la basura generada durante el evento se recicle”, añadió Vielma. Se espera que alrededor de 15,000 personas visiten la feria.

De la misma forma, Feria Verde busca crear un balance entre entretenimiento, educación y exposición de productos, por lo que contará con presentaciones musicales a cargo de Roy Brown, un espectáculo ecológico con los Ecoquids, creación de huertos caseros con Douglas Candelario, charlas sobre la importancia de la reforestación y conservación de los recursos naturales, lectura de cuentos para niños, juegos, manualidades, clases de yoga, zumba, X-co, aeróbicos y clínicas de salud y nutrición.

Para más información puede llamar al 787-793-8282 o al 939-243-4610. Feria Verde es un proyecto producido por Gerardo Bosch para UP Productions.

Take Back Your Energy Bills — Energy-Efficiency Measures that Work for You

 

Energy power meter outside a homeIf you want to cut down your energy bills, you must use less energy in addition to making efficient improvements. Image: David Papazian/Brand X Pictures/Getty Images

You know that 10 or 20 pounds that you just can’t seem to lose? You do the right thing — eat kale or log time on the StairMaster — but the weight clings. You feel powerless.

It’s like that with our energy bills, too. Eighty-nine percent of us think we’re not using as much energy as we did 5 years ago, and almost one-half of us think our homes are energy efficient. But 59% also say our energy bills have gone up, according to consumer research by the Shelton Group, a marketing and advertising agency that specializes in energy-efficiency issues.

Call that the Snackwell’s effect, says Shelton Group CEO Suzanne Shelton. Basically, we’re saying, “I bought these CFLs so now I can leave the lights on and not pay more. I bought a high-efficiency washer and dryer because I want to do more laundry without paying more. I ate the salad, so I can have the chocolate cake.”

Unfortunately, that disconnect has led to defeat. We feel victimized by our energy bills and powerless to the point where we’re making fewer energy-efficient improvements. In fact, Shelton’s research shows consumers made only 2.6 improvements in 2012 compared with 4.6 in 2010.

Until the day we all get energy dashboards in our home, we’re here to help you understand why your energy costs are where they are and how you can take back your energy bills.

Hint: You need to do four or five energy-efficient things to see a difference; one or two won’t cut it. But — good news! — they don’t cost much to do.

Related: Are Smart Meters Dangerous?

Why Do We Feel Victimized?

We don’t know what we’re buying. Energy is the only product we buy on a daily basis for which we have no idea how much we pay until a month later, says Cliff Majersik, executive director of the Institute for Market Transformation, a research and policy-making nonprofit focused on improving buildings’ energy efficiency.

Energy costs are going up. Inflation is mainly to blame. Your bills are projected to rise on average 2% per year through 2040, according to the U.S. Energy Information Administration, the research arm of the energy department. Expect about 3.4% per year if the economy gets sluggish.

Other trends pushing up our energy usage:

  • A growing population means more homes.
  • New homes are getting bigger, though our families are getting smaller, according to the Census Bureau.
  • We’re plugging in more devices (computers, smart phones, tablets, X-boxes, plasma TVs) per household — and not unplugging them. (More on behavior later.)

In fact, for the first time, energy use for appliances, electronics, water heating, and lighting accounts for more than heating and cooling, according to EIA.

Still, overall consumption is pretty flat through 2040, thanks in part to:

  • Appliance efficiencies.
  • Population migration to dryer, warmer climates in the South and West.
  • People living in multifamily rather than single-family situations.

We make assumptions.

Assumption #1. Unless a home is old — more than 30 years — we figure it was built to code, which requires a certain amount of energy efficiency. But building codes change pretty regularly, so even newer homes benefit from improvements, says Lee Ann Head, vice president of research and insights with the Shelton Group.

Assumption #2. We think utilities are out to get us: They’ll jack up prices no matter what we do. Shelton’s research shows consumers blame utilities above oil companies and the government. But keep this mind: To get rate changes, utilities must make a formal case to public utility commissions. They’re also on the hook to pay for such things as:

  • Infrastructure upgrades put off for years
  • Efficiencies
  • Equipment repairs after bouts of nutty weather
  • Consumer rebates

Another reason rates seem stuck is because utilities bundle fuel, service, and delivery fees together.

Assumption #3. Our expectations for energy savings are out of whack. When the Shelton Group asked consumers what they would expect to recoup if they invested $4,000 in energy-efficient home improvements, they said about 75% to 80%.

Sorry, unless you invest in some kind of renewable energy source like geothermal and solar, you won’t see that kind of savings. If you do all the right things (we’ll tell you about the best five later), you could expect a 20% to 30% reduction, Head says, particularly if you don’t succumb to the Snackwell’s effect.

What does 30% translate into? $660 in savings per year or $55 per month, based on the average household energy spend of $2,200 per year, according to the U.S. Department of Energy.

Assumption #4. Many of us don’t know how to make the biggest impact on our homes. That’s why we sometimes replace our windows first, when that should probably be fifth or sixth on the list of energy-efficient improvements, Shelton says.

There’s nothing wrong with investing in new windows. They feel sturdier; look pretty; increase the value of your home; feel safer than old, crooked windows; and, yes, offer energy savings you can feel (no more draft).

But if you spend $9,000 to $12,000 on windows and save 7% to 15% on your energy bill, according to DOE data, when you could have spent around $1,000 for new insulation, caulking, and sealing, and saved 10% to 20% on your energy bill, you made the wrong choice if your only reason for the project was reducing energy costs.

The real reasons for getting new windows are “emotional rather than financial,” Shelton says.

energy chart

The 5 Things You Should Do to Show Your Bills Who’s Boss

1. Caulk and seal air leaks. Buy a few cans of Great Stuff and knock yourself out over a weekend, sealing penetrations into your home from:

  • Plumbing lines
  • Electricity wires
  • Recessed lighting
  • Windows
  • Crawlspaces
  • Attics

Savings: Up to $220/year, per U.S. EPA

Related: The Biggest Air Leak in Your Home You Don’t Know About

2. Hire an HVAC contractor to take a hard look at all your ductwork — are there any ducts leaking that need to be resealed? — and give you an HVAC tune-up.

Savings: Up to $330/year, for duct sealing and tune up, per DOE

3. Program your thermostat. Shelton found that 40% of consumers in her survey admit to not programming their thermostat to energy-saving settings. She thinks it’s even higher.

Savings: Up to $180/year, per EPA

Related: How to Program Your Thermostat to See Real Savings

4. Replace all your light bulbs with LEDs or CFLs. We suggest LEDs, which have fewer issues than CFLs (namely, no mercury), and although expensive are coming down in price. We’ve even seen a $10 model.

Savings: $75/year by replacing your five most frequently-used bulbs with Energy Star-rated models, says EPA.

Related: Guide to Buying Light Bulbs and Which to Use Where

5. Reduce the temperature on your water heater. Set your tank heater to 120 degrees — not the 140 degrees most are set to out of the box. Dropping 20 degrees could save 6% to 10% on your annual water heating costs, which are 14% to 18% of your utility bills. Also wrap an older water heater and the hot water pipes in insulating material to save on heat loss.

Savings: $18 to $39/year

Important note: Resist the urge to total these numbers for an annual savings. The estimated savings for each product or activity can’t be summed because of “interactive effects,” says DOE. If you first replace your central AC with a more efficient one, saving, say, 15% on energy consumption, and then seal ducts, you wouldn’t save as much total energy on duct sealing as you would have if you had first sealed them. There’s just less energy to save at that point.

But these practices can help you achieve the goal of shaving 20% to 30% of your annual bill ($440-$660).

Energy Savings is Addictive. What Else Can We Do?

If you want to go further and spend more, especially if you’re not planning to sell your home soon:

  • Add insulation. Anything you can do to shore up your building envelope is good.
  • If major appliances like your HVAC and water heater are nearing the end of their useful life, research energy-efficient replacements and keep the info where you’ll remember. Otherwise, you’ll make a reactive purchase when the unit finally breaks.
  • Contact your utility about rebates for investing in improvements. Or visit DSIRE, a database of federal, state, local, and utility rebates searchable by state. Energy Star has a discount and rebate finder, too.

A Final Word: Oh, Behave!

Remember the Snackwell’s effect? If your behavior — unplugging chargeable devices from the socket when they’re done charging; putting computers, TVs, and media on smart strips and turning them off at once; reprogramming your thermostat at daylight savings time — doesn’t support your improvements, you’re letting energy, an invisible product, win.

Related:

christina_hoffmann Christina Hoffmannhas been an editor in the real estate and housing field for two decades—most recently as content manager for HouseLogic. She’s given her 100-year-old frame home the attention it deserves: new kitchen, siding, HVAC, and windows and doors. She’s betting the roof is next.

Read more: http://www.houselogic.com/home-advice/saving-energy/take-back-your-energy-bills-energy-efficiency-measures-work-you/#ixzz2hIRqgDZ7

4 Fun and Useful Energy-Saving Projects

Energy efficiency projectsWhat do you do in your home to save energy? These bloggers had some unusual ideas. Images: Debbie at Me and My DIY, Tricia from the blog Making It Feel Like Home, Rebekah Greiman of Potholes and Pantyhose.com

Sure, sealing air leaks, adding insulation, and swapping out incandescent light bulbs with LEDs are all great ways to boost your home’s efficiency. But if you’ve been there, done that, check out these four easy-to-make blogger projects. Each has an energy savings benefit. And, unlike those drafty windows you fixed, these projects are fun to brag about.

Related: Energy Bills High? Here’s Why — And What to Do About It

DIY Laundry Drying Racks

Drying rack

Credit: Debbie at Me and My DIY

Here’s an interesting tidbit: Laundry dryers account for 6% of the electricity used in the U.S. each year, according to a group that studies dryer efficiencies. That’s roughly the same amount of electricity consumed annually by the state of Massachusetts.

That’s why we like this flat and compact DIY drying system by Debbie, from Me and My DIY. Although she made the rack inside a built-in wall unit, you can customize the design for a cabinet or even a closet.

See how Debbie built this project using PVC piping and drawer slides here.

Tip: If you’re so inclined, you can calculate how much it costs to run your electric dryer annually.

  • Look up your dryer’s heating element rating in the manual.
  • Multiply the kilowatt rating by your hourly kilowatt cost.
  • Your total is the price you pay per load, per hour. For example: (Dryer’s kw rating) x (price per kwh) = price per load, per hour
  • Now multiple that amount by the number of loads you dry each month. If you pay 70 cents to dry a single load of laundry in one hour, and you dry 20 loads each month, that’s $168 per year, or (20 x .70) x 12 = 168.

DIY Frosted Windows

Frosted window

Credit: Tricia from the blog Making It Feel Like Home

Tricia, from the blog Making It Feel Like Home, used cool frosted contact paper on the small windows by her front door. Although the paper she selected adds privacy, you’ll score a two-fer by using insulating window film instead.

Tip: Some films reduce radiant heat transfer through glass by as much as 50%.

Depending upon the type of film you select and the amount of area covered, you can:

  • Help keep a room cool in the summer and warm in the winter.
  • Cut UV exposure, so furniture fabrics won’t fade.
  • Strengthen windows for added security.

Window film starts at around $1.50 per square foot.

See how Tricia created this project and where to download the stencil she used here.

DIY Rain Barrel

Rain barrel

Credit: Rebekah Greiman of Potholes and Pantyhose.com

When Rebekah Greiman of Potholes and Pantyhose.com discovered that an inch of rainfall on a 1,000-sq.-ft. roof produces 600 gallons of water, she decided to make two rain barrels. Now she waters her yard and garden for free.

You can see how Rebekah transformed a recycled pepper barrel into her own private water reservoir here.

Tip: A rain barrel will help most homeowners save about 1,300 gallons of water during peak summer months, according to the Environmental Protection Agency.

Related: How NOT to Install a Rain Barrel

DIY Air Conditioner

If you love air conditioning but not scorching electric bills, a homemade air conditioner might be for you.

YouTube vlogger Desertsun02 gets his cool on with a DIY AC that only uses 54 watts of electricity. The system pumps ice water through copper tubing that’s wrapped around the face of fan. So instead of pushing around hot air, the fan generates a cool refreshing breeze.

If you already own a fan and a bucket, this project will cost about $30 and you can put the entire system together in a few hours. Watch how he did it:

Related: Ways to Cool Down This Summer Without Using Your AC

Have a fun and easy energy efficient project that you want to show off? Share it in the comments below.

deirdre-sullivan Deirdre Sullivanis an NYC-based writer who’s obsessed with maximizing every inch of her urban dwelling. She’s a former fashionista who has worked for Lucky Magazine, InStyle, and ideeli.com. She recently traded her high heels and Fashion Week pass for a drill and bandsaw.

Read more: http://www.houselogic.com/blog/saving-energy/4-fun-and-useful-energy-saving-projects/#ixzz2eyDuvN8g

Dialogando Verde: La alianza eólica

15-junio-2013

Si lograron hacer una exégesis del texto en mi pasada columna relacionada con dos escuela ecológicas que agonizan (Culebra y Dorado), hoy les comento sobre nuevos acontecimientos más positivos y optimistas.

La Alianza Eólica para el Desarrollo Sostenible de Puerto Rico comenzó como una colaboración conjunta entre el Capítulo del Caribe del US Green Building Council, una organización privada sin fines de lucro cuyo propósito principal es fomentar el diseño y construcción de ambientes sostenibles y la Administración de Asuntos de Energía de P.R., una agencia del gobierno. Ambas entidades colaboraron de forma ejemplar con el fin de iniciar los esfuerzos para constituir una organización privada, educativa, sin fines de lucro y no asociada a ninguna institución gubernamental o privada. La Alianza fue inscrita en noviembre del 2012 en el Departamento de Estado como una organización educativa, sin fines de lucro y de total independencia de criterios y acción que promueve el desarrollo de la Energía Eólica como una de las muchas opciones de fuentes renovables que deben considerarse para el desarrollo sostenible de Puerto Rico.

Los objetivos principales de la Alianza son:

1. Facilitar a las comunidades, al gobierno, a inversionistas y desarrolladores, y al público en general el conocimiento para el desarrollo sostenible de la energía eólica en Puerto Rico.

2. Promover la unión de todos los sectores para compartir información y resultados de prácticas locales y globales en el uso eficiente y sostenible de la energía eólica.

3. Promover condiciones de equidad en el acceso a la información para que todos los sectores de la población puedan participar de los beneficios de la energía eólica sostenible.

4. Generar conciencia de la importancia estratégica de la energía eólica sostenible como una fuente renovable en el proceso del desarrollo socio-económico del país.

5. Promover el desarrollo de una industria eólica humanista, basada en una ética científica, tecnológica y social de sostenibilidad.

6. Desarrollar actividades educativas y de capacitación sobre temas científicos, tecnológicos, ambientales y sociales, según se relacionan con la energía eólica sostenible, ofreciendo apoyo técnico-científico a las comunidades locales, estructuras de producción, organizaciones civiles, entre otros, participando de forma responsable en el ámbito social, con independencia de criterios y mentalidad constructiva.

7. Potenciar la generación de fuentes de trabajos “verdes” para los residentes de Puerto Rico

La Alianza se propone discutir los defectos y virtudes de proyectos propuestos, usando una metodología abierta y transparente para evaluarlos. La Alianza no endosará proyectos privados ni públicos. Con esta visión y para mantener un proceso imparcial y objetivo, no aceptará desarrolladores ni consultores de energía eólica (que ofrezcan sus servicios a contratistas y desarrolladores) en el proceso evaluativo. Estos podrán colaborar con sugerencias sobre la metodología a utilizar pero no podrán formar parte de las decisiones.

Seguiremos abundando en nuestra próxima intervención.

¡Saludos Sostenibles!

El autor es Arquitecto practicante, Catedrático retirado de la Escuela de Arquitectura de la UPR, Fellow del American Institute of Architects, fundador y pasado presidente del US Green Building Council del Caribe y la autoridad reconocida sobre el tema en Puerto Rico.