Puerto Rico strikes back

1.9 billions in investments. Puerto Rico’s impressive comeback

El poder sanador de la arquitectura

Ricardo Álvarez-Díaz (Foto Archivo GFR Media)

En la arquitectura, como en la vida, siempre hay una historia que contar, una vida que transformar y una experiencia a la cual aspirar. El diseño bien pensado debe tener siempre la intención de mejorar nuestra calidad de vida y alterar, de forma dramática, nuestra experiencia en el mundo. Como arquitectos y diseñadores, nos corresponde reconocer la conexión integral entre nuestros diseños y el impacto que estos tienen en nuestro bienestar humano, dentro de las edificaciones y las comunidades donde se encuentran.

Un estudio reciente realizado por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA), revela que pasamos hasta el 90 por ciento de nuestro tiempo dentro de los espacios interiores. Por lo tanto, los espacios donde vivimos, trabajamos y relajamos tienen un impacto enorme sobre nuestro bienestar general.

En su ensayo “La Arquitectura para la Salud y el Bienestar Humano”, el profesor Koen Steemers de la Universidad de Cambridge propone que, en el mundo del diseño de hoy, el énfasis debe centrarse en activamente promover el bienestar general en vez de simplemente conformarse con la ausencia de mala salud. Sus teorías están ancladas en las normas de la Organización Mundial de la Salud (WHO), quien oficialmente define la salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social”.

SI TE INTERESA: ¡Bien dicho! El ABC de la sostenibilidad

Según la Fundación por la Nueva Economía basada en el Reino Unido de Inglaterra, hay ciertos parámetros de comportamiento que definen y determinan el estado del bienestar general de cualquier población. Normas que deben servirle de guía a todo arquitecto al momento de emprender un proyecto de diseño.

Hay que conectarse con la comunidad

Existe una fuerte evidencia que indica que sentirse cerca y valorado por otras personas es una necesidad humana fundamental y que contribuye al buen funcionamiento de la sociedad en general. Está claro que las relaciones sociales actúan como un amortiguador contra el deterioro de la salud mental de las personas en crisis. Como arquitectos, es nuestro deber diseñar vecindarios que fomentan un sentido de comunidad por su abundancia de espacios públicos, calles orientadas al tráfico peatonal, fácil acceso a sitios de interacción social como centros comunitarios, gimnasios e iglesias, a diferencia del modelo tradicional de rascacielos de edificios públicos del pasado que conducen al enajenamiento social.

SI TE INTERESA: Justicia por diseño

Hay que mantenerse activo

La actividad física regular se asocia con tasas más bajas de depresión y ansiedad en todos los grupos de edad. El ejercicio es esencial para disminuir el deterioro cognitivo relacionado con la edad y para promover el bienestar. Al momento de diseñar nuestras comunidades, es necesario contemplar la alta presencia de espacios públicos que invitan al ejercicio ligero.

Es importante estar siempre presente

Los estudios han demostrado que la capacidad de estar consciente de lo que está ocurriendo en el presente mejora directamente nuestro sentido de bienestar. Como diseñadores, nos reta crear estructuras que siempre sorprenden y avivan la mente con su uso del espacio y materiales que amplían nuestro horizonte. Hay que seguir aprendiendo.

El aprendizaje continuo, a través de la vida, mejora la autoestima. El mismo fomenta la interacción social y lleva a mejorar la salud. La evidencia anecdótica sugiere que la práctica de fijar metas se ha asociado fuertemente con mayores niveles de supervivencia y bienestar. En nuestro rol como diseñadores, es sumamente importante que sigamos creando espacios que informan, inspiran y que despiertan de manera innata la curiosidad por aprender.

SI TE INTERESA: El corredor y vendedor de bienes raíces y su ética

En fin, como arquitectos, es crucial que entendamos el impacto de las decisiones que tomamos, sabiendo que poseemos el poder de influenciar de manera positiva, la salud general de nuestro entorno.

De: Construcciónelnuevodia

Listos para echar al país adelante

Por: Pilarín Ferrer Viscasillas, CAAPPR, AIA/ Especial para Construcción

Pilarín Ferrer Viscasillas, CAAPPR, AIA (Suministrada)

En una sencilla, pero emotiva ceremonia, en el verano del 2014 se despidió de Puerto Rico el entonces presidente de CEMEX Puerto Rico, Alejandro Ramírez Cantú, mexicano que, en poco más de tres años, nos había acogido como su segunda patria. Junto a su grupo de trabajo boricua, enfrentado situaciones que estaban fuera de su control, posicionó a CEMEX Puerto Rico, a nivel mundial, dentro de la industria de la producción de cemento. Con sus proyectos, Alejandro, junto a su equipo, consiguió destacar a la compañía como líder en la innovación e investigación y creación de nuevos productos de cemento y tecnologías de la construcción.

Con la elegancia que lo caracteriza, en su despedida agradeció a su equipo de trabajo por haberle permitido alcanzar los proyectos que se había propuesto y resaltó su disposición inquebrantable para dar el máximo, su habilidad para trabajar en equipo y un genuino deseo de colaborar de manera profesional y efectiva para lograr los objetivos trazados.

SI TE INTERESA: Dialogando verde: sostenibilidad post Navidad

También compartió una frase/estribillo muy suyo: “No me digas cómo no, dime cómo sí. ¿Cómo sí lo logramos? ¿Cómo sí lo hacemos realidad? ¿Qué es lo que hay que hacer? ¿Cómo trabajamos las dificultades?”.

Fueron varias las instancias en las que, como presidenta del Colegio de Arquitectos y Arquitectos Paisajistas de Puerto Rico y, por ende, miembro del Concilio de la Construcción de Puerto Rico, que me dirigí al público en distintas cumbres de la construcción. Siempre aproveché la oportunidad para llevar un mensaje sobre cómo mejorar nuestra industria.

Cuando, en agosto del 2014, en la Cumbre de la Construcción, me tocó el turno al podio, le tomé prestada aquella frase al amigo Alejandro, y allí, frente a un salón lleno a capacidad, le pedí al Gobierno que no nos siguieran diciendo cómo no, y que se atrevieran a cambiar de actitud, de forma y costumbre de hacer y pensar las cosas, y empezaran a decirnos cómo sí. Qué nos dijeran cómo juntos sí podemos, con unidad de propósito y como verdaderos socios, trabajar por un mejor futuro para Puerto Rico.

SI TE INTERESA: El “short sale” como herramienta hipotecaria

Cómo juntos sí podemos lograr adecuar y mejorar nuestra maltrecha infraestructura para viabilizar el repoblar nuestros centros urbanos, ciudades y estructuras abandonadas.

Cómo juntos sí podemos reformular las leyes que dificultan la densificación de nuestras ciudades y propician el indeseado desparrame urbano.

Cómo juntos sí podemos educar sobre la importancia de un espacio público limpio, cuidado, seguro, amable y bien mantenido.

Cómo juntos sí promovemos el bienestar común.

Vivimos en un nuevo mundo que depende de la conectividad, la conexión y, sobre todo, la activa colaboración para lograr las metas propuestas. Necesitamos formar un equipo ganador entre industria, academia, empresa privada y gobierno, convencidos todos de que solo así lograremos sacar a Puerto Rico adelante.

Las entidades que componíamos el Concilio de la Industria de la Construcción en aquella Cumbre del 2014 no pedíamos favores, ayudas, incentivos ni trato especial, lo que queríamos entonces y necesitamos ahora es eliminar barreras y obstáculos innecesarios que impiden el progreso sustentable y en armonía con el ambiente natural de nuestro país y de nuestra industria. Que se eliminen requisitos absurdos, anacrónicos e inconsecuentes; que se haga más sencillo, llevadero y razonable el trámite para poder lograr hacer proyectos bona fide. Que, si se va a exigir cumplimiento, se les exija a todos por igual.

SI TE INTERESA: Cambio y transformación con visión

En Puerto Rico no falta trabajo, hay trabajo y taller de sobra por hacer. Aquí no hacen falta más legislación u ordenanzas. Lo que hace falta es voluntad y acciones concretas para hacer valer las existentes.

Es fundamental que los permisos a proyectos, otorgados en buena lid, no estén expuestos a los vaivenes políticos o a caprichos de unos y/o desinformación de parte de determinados grupos, afectando el desarrollo de la economía y a las familias que dependen del ingreso y el empleo que esos proyectos les proporcionan. Es fundamental que todo esfuerzo de reconstrucción, renovación y adecuación, venga acompañado de una cultura y un plan de mantenimiento que no se quede en papel, que se ejecute rutinariamente y de manera responsable.

Puerto Rico cuenta con arquitectos, arquitectos paisajistas, ingenieros, contratistas y mano de obra y demás profesionales del diseño capacitados para lograr la transformación y la reconstrucción que tanto necesita. Exhorto a los que, empezando el 2017, se les ha confiado la dificultosa encomienda de dirigir los destinos de la Isla, a que no permitan que se vayan abajo los diferentes grupos que el Concilio representa. Todavía estamos aquí, apostando a la capacidad de nuestra gente y al futuro del país. Es de todos conocido que una industria de la construcción responsable y vigorosa es motor fundamental para mover positivamente la economía de un país y llevar la posibilidad de la prosperidad económica a múltiples sectores de nuestra sociedad.

SI TE INTERESA: Dialogando Verde: La naturaleza no tiene departamentos de física ni química

Los miembros de la industria de la construcción estamos listos para colaborar para echar a Puerto Rico hacia adelante. Pero no se nos pueden seguir poniendo trabas ni continuar diciendo cómo no; urge que se nos empiece a decir cómo sí, para juntos trabajar en devolverle ese especial encanto a nuestra Isla.

Felix Verdejo, la nueva imagen de Quikrete

(Suministrada) Félix Verdejo

Bajo el lema “Duro como el concreto”, el destacado púgil boricua Félix Verdejo es la nueva imagen oficial de la campaña publicitaria de la línea Quikrete de Master Products. Bajo la marca Quikrete se manufacturan sobre 90 productos diferentes dirigidos hacia la industria de la construcción y remodelación, incluyendo pegas y lechadas, morteros para empañetar y montar bloques, el famoso Concrelisto y muchos más.

Frases como “Alta Resistencia”, “Pégala Duro”, “Fuerza, Resistencia y Rapidez” y “La Sólida Combinación” son las que enmarcan la nueva campaña.

Cristina Cardona, directora de Mercadeo de Master explicó que “la selección de Verdejo como imagen de este producto está estrechamente relacionada a los adjetivos que describen la línea Quikrete. Las frases de la campaña, si bien describen directamente las cualidades de nuestros productos, igualmente representan la gran capacidad de Félix Verdejo en el boxeo”.

Según Cardona, “el área de investigación y control de calidad es una bajo continuo análisis, ya que todos nuestros productos deben cumplir con estrictos estándares internacionales que dichos productos requieren”.

SI TE INTERESA: Crece la comunidad de Los Pinos II en Arecibo

“Para Master es un gran orgullo y parte de nuestra responsabilidad el apoyar a jóvenes como Verdejo. Colaborar con los nuestros y resaltar sus ejecutorias es la mejor manera de llevar el mensaje a la juventud de que hacerlo bien por ti y tu país tiene su recompensa”, añadió Cardona.

Master Group es una compañía puertorriqueña que posee una planta en Toa Baja de productos cementicios y una planta en Guayanilla que manufactura pinturas y selladores bajo la marca Master Paints. Master Paints es la única compañía manufacturera de pinturas operada en un 100% con energía solar. En conjunto ambas plantas emplean más de 200 personas.

“EcoHab”: una alternativa viable para una vida sostenible

Por: Ileana López Avilés/ Especial para Construcción

21 DE JULIO DE 2014. SAN JUAN, PUERTO RICO. ENTREVISTA AL ARQUITECTO FERNANDO ABRUNA. REVISTA CONSTRUCCION. GABRIEL LOPEZ ALBARRAN/ PARA GFR MEDIA.

ARQUITECTO FERNANDO ABRUÑA

Crear una vivienda verde de interés social en la que se puedan incorporar dos conceptos fundamentales de la arquitectura sostenible -la supervivencia pasiva y la transformabilidad pasiva- y que a la vez cuente con un precio asequible al bolsillo del consumidor puertorriqueño de hoy fue una meta en la cual trabajó con dedicación por varios años el arquitecto Fernando Abruña, AIA, autor de múltiples proyectos verdes así como de varios libros sobre el tema de sostenibilidad.

De este esfuerzo, en el que también colaboraron los arquitectos Margaret Musgrave e Iván Rodríguez, el delineante Marcelino López y el socio en construcción ingeniero Peter Palos, nació el proyecto conocido como “EcoHab”, constituido por dos viviendas verdes ubicadas en lo que antes fue un predio abandonado en la urbanización Los Maestros, en Hato Rey.

“Quería construir una estructura de vivienda básica y compacta a un precio razonable, donde además de explorar el tema de la sostenibilidad, fuera económicamente viable, estética y eficiente en términos de la solución arquitectónica”, explicó Abruña, quien tras varios intentos dio con la solución que produjo dos modelos de vivienda sostenible de interés social: “Rectángulo Tropical” (con un volumen sencillo de 25 x 36 p/c) y “Línea Tropical” (de 13.5 x 67’ p/c).

SI TE INTERESA: Furniture Gallery apuesta a la innovación y al éxito

Utilizar la ventilación cruzada y la luz natural eran, por supuesto, dos elementos de diseño prácticamente dados, pero lo ideal era que pese a la pequeñez de las estructuras, las personas que las habitarán pudieran disfrutar de un espacio abierto y agradable. De ahí nació la idea de añadir patios interiores, según Abruña, fundamentales en el trópico, que ofrecieran al mismo tiempo un elemento de modernidad a la estructura, que cuenta con una envoltura térmicamente eficiente que hace la misma muy fresca.

Además de tener un sistema fotovoltaico sumamente eficiente y sistema de cosecha de agua de lluvia con capacidad para almacenar hasta 29,000 galones para uso de inodoros y faenas de limpieza, “EcoHab” también cuenta con ventanas tipo “Bright Shade Eco”, con quiebra sol integrado, diseñadas por el propio arquitecto y recientemente patentizadas. De igual modo, al diseño se incorporó pintura con baja cantidad de compuestos volátiles orgánicos, para mitigar el daño a la capa de ozono y fue provisto por un sistema que permite el rehúso de aguas grises.

SI TE INTERESA: ¡Hasta siempre maestro!

La terminación de piso en hormigón desbastado fue también un nuevo elemento. Explicó, que “el mismo consta en lijar un 1/3 de pulgada de la superficie de hormigón para dejar expuesta la piedra y el agregado, quedando el producto final como si fuera un terrazo integral, el cual es sumamente económico. Además, es un material que consume muy poca energía y se hace en Puerto Rico, aportando a la sostenibilidad”.

Según el padre de la arquitectura verde en la Isla, un aspecto importante del proyecto era poder ir más allá de simplemente responder a una regla vital: la cual señala que un edificio bien diseñado debe tener una eficiencia edilicia de 70%, en “EcoHab” se logró que este por ciento fuera mucho mayor llegando al 89% del espacio.

Según Abruña, lo que resultó ser lo más difícil del proyecto fue “diseñar una estructura que nos permitiera transformar la vivienda durante el transcurso de su vida según va cambiando la composición familiar. Un plano con un piso permanente no era la solución, así que en una usamos estrategias sencillas como closets que separan habitaciones, sin la necesidad de demoler o construir para cambiar los espacios y, en la otra, se colocaron persianas para brindar privacidad entre las habitaciones que al abrirse tienen acceso al patio interior”.

SI TE INTERESA: Abre paso a renovación de la Asociación de Constructores

El precio de “EcoHab” incluyendo la compra del solar, la construcción de la vivienda sostenible con todos sus elementos, su envoltura térmica, lámparas, abanicos y el equipo de la cocina, es de $138,000 en el modelo “Rectángulo Tropical” y de $130,000 en “Línea Tropical”. Ambas cuentan con tres habitaciones dormitorios y un baño.

Según Abruña, en el proceso de diseño y construcción de “EcoHab” se percató de la enorme falta de conocimiento e información que existe en el país –a todos los niveles y esferas- que están relacionados con la industria de la vivienda. “Fue cuesta arriba convencer a banqueros, realtors, tasadores, agencias y entidades de gobierno de lo que es una vivienda sustentable”.

“Hay que educar a todos los componentes de la industria para que puedan aquilatar las viviendas sostenibles, sobre todo a realtors y tasadores”, dijo Abruña, quien informó que “EcoHab” es la única vivienda de interés social Energy Star en el Caribe.

SI TE INTERESA: Remansos de paz… y lujo

“EcoHab” se dejó claro que una vivienda sostenible de interés social es posible, y va mucho más allá de la mera incorporación de paneles solares, sostuvo el arquitecto Abruña, quien dijo a Construcción que actualmente está trabajando con dos estructuras similares, de dos habitaciones, para el Fideicomiso de la Tierra del Caño Martín Peña.

Su deseo en un futuro es poder llegar a poder crear vivienda sostenible que sea aún más económica, cuyo precio esté cerca de los $60,000, lo que señaló es posible pero requeriría una revisión de los códigos de construcción.

Para información, escriba a abrumus@gmail.com